Portal Cultural de Camagüey

martes, diciembre 07, 2021

Taller Neos, de arte, negocio y feria

Hace un año, Adrián del Pino era solo un joven historietista que firmaba las obras como Neos, pero esa palabra se le ha ido de las manos para identificar un taller de creadores que aprovecha el espacio de la Feria Nacional de Artesanía en Camagüey.

Para su stand en el Recinto Ferial preparó cuadros, colgantes, carteras, lámparas de mesa, caballetes, todo con rebaja de precios. Por ahí puede verse al hermano Alejandro del Pino.

Adrián está en La Habana porque retoma el curso académico presencial en la Universidad de las Artes ISA, donde estudia Artes Plásticas; pero se mantiene al tanto, y al respecto conversó con Adelante Digital por la vía de WhatsApp.

—Neos ya no es solo el pie de firma de tu obra visual. ¿Cuánto abarca en tu proyección creativa?

—Neos se ha desprendido de mí, prácticamente sin darme cuenta. Ya no puedo decir que me pertenece solo a mí porque de cierta forma el nombre se quedó en el taller y en el espíritu de mis colegas. Al final, es un colectivo de trabajo.

—Te hemos visto en vínculo estrecho con el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), ¿qué beneficios te brinda esa empresa?

—Me gusta hablar de posibilidades. La filial del FCBC permite mediar con otras instituciones a través de un aparato legal. Desde mi experiencia, una función clave, o por lo menos una de las que más provecho le hemos sacado ha sido la ventaja competitiva, no solo de poder gestionar los encargos, sino propiciar la venta a distintas empresas, de abastecernos de materias primas. Es una posibilidad increíble porque además da mucho margen a la creatividad y a los encadenamientos productivos entre empresas en el país.

—¿Tiene cabida tu obra original como historietista en los productos de reproducción que se promueven con la marca de Neos?

—Como ya no se trata solo de mí y de mi obra, responde a una infraestructura que se debe a una demanda. Nos orientamos a eso. Sí puedo decir que Neos brinda soporte a mi trabajo, pero no desde los productos que comercializa, sino desde las posibilidades de equipamiento del taller para la producción de mi trabajo. Neos está aquí para impulsar proyectos artísticos y, obviamente, la historieta es prioridad. Siempre que un artista o alguien del gremio se acerquen con un tipo de iniciativa, el taller hará prioridades y tratará de colaborar en la producción del proyecto artístico.

—Hemos visto los productos de Neos en el inmueble donde funcionó Estudio fotográfico Príncipe, ¿ya es una tienda?

—La tienda está en proceso. Forma parte de un arrendamiento del local a través del FCBC con la Empresa de Turismo de Ciudad Santa María, y está diseñada para comercializar productos de todos los artistas y artesanos del FCBC. No tenemos la tienda pensada como algo exclusivo de Neos. Es un espacio para impulsar propuestas creativas.

“Desde el punto de vista constructivo hemos modificado el local prácticamente en base al flujo productivo que tenemos. Estaba pensado para otro tipo de trabajo, y nosotros lo hemos ido adaptando a nuestra forma de trabajar. Complicado ha sido, pero eso no es nuevo para nosotros. Nos gustan ese tipo de complicaciones como un reto y seguimos trabajando para que Neos llegue a establecerse como soñamos y que funcione de la manera ideal”.

—¿Es la primera vez que participas en la Feria de Artesanía del FCBC?

—Sí es nuestra primera vez ofertando productos. Habíamos colaborado en ediciones anteriores con el FCBC pero desde el punto de vista organizativo. Entonces no éramos solo un colectivo de trabajo que después decide formar Neos. Somos básicamente mi hermano, Alejandro del Pino, que es ingeniero industrial; y el arquitecto Danilo Sánchez; más los trabajadores contratados que también forman parte del equipo que somos.

“No trabajamos la personalización en los productos de la tienda. Cuando atendemos directamente clientes sí cumplimos su línea de deseo. Estamos apostando por productos genéricos y producciones seriadas. Todo el tiempo estamos buscando la mayor calidad y una mejor oferta en precio”.

—¿Cómo gestionan la materia prima?

—La materia prima es un acto de creatividad más, pero hasta ahora hemos logrado movernos en el mar de la necesidad y la escasez. Todo el tiempo buscamos proveedores, y aquí es donde entra la posibilidad del FCBC de permitirte comercializar con distintos proveedores, por la cantidad de empresas que tienen materias primas y que uno no conoce. Trabajamos desde la creatividad, desde las materias primas que vamos comprando y estableciendo líneas de productos nuevos. Tratamos de innovar con eso.

—Negocio aparte, ¿cómo va tu vindicación de la historieta en Cuba?

—Mi tesis va de mi experiencia en el ISA como historietista, camino a un debate extenso sobre la historieta en Cuba, y hay muchas aristas, muchos puntos de los que opinar y muchos campos desde los que hacer modificaciones para que la historieta siga ganando un espacio, un lugar. Mi tesis es solo un granito de arena.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante