Portal Cultural de Camagüey

miércoles, mayo 29, 2024

¡Stop! Esto es territorio Capuleto…

Algo así dice Ana Rodbers en su personaje de Lady Capuleto, del espectáculo en proceso Romeo y Julieta.cu. Freddys Núñez Estenoz quiere traer el texto a la actualidad como denuncia a la violencia y al feminicidio. Aunque pule su versión desde el 2012, ahora empieza a trabajarla con Teatro del Viento.

Ayer ofreció un ensayo abierto, a riesgo de mostrar lo que han hecho en siete días, en las circunstancias de apagones y otros males cotidianos por la problemática económica actual.

Coincidimos en lo curioso de montar ahora, al cabo de tanto tiempo (el grupo tiene 23 años) y ya cuando no cuenta con el elenco fundacional, en su mayoría, Núñez Estenoz acuda a un clásico, en este caso, la tragedia de William Shakespeare (1564-1616) a partir de la antigua leyenda de rivalidad entre dos familias de la Italia medieval.

Pactada para estrenar en junio, Romeo y Julieta.cu es una alta meta. Marca el debut para neófitos del teatro. Trae de vuelta a las tablas a Grabiel Castillo. Además, Reina Ayala Dom, con el protagónico de una atípica Julieta, ya celebra su medio siglo de vida artística.

Como al desnudo, Núñez Estenoz dio la bienvenida con su franqueza habitual. No teme mostrar algo incipiente, porque el teatro para él “no es estar bien (pensando en el ego de los actores), es estar con sentido de la verdad”. Al cierre del diálogo fue igual de rotundo: “Equivocarnos trabajando es lo más maravilloso del mundo. Equivocarnos estando sentados es lo más tonto”.

Suma a los espectadores desde el inicio del proceso de una obra por una práctica cada vez más frecuente y de reafirmación del arte escénico como espejo de su tiempo. En ese sentido, pone en boca de Aracelia Basulto (Lady Montesco), un dilema: “Los actores también somos humanos y sobre las espaldas cargamos el riesgo de lo que representamos. La realidad nos ha hecho duras. Somos actrices amargas, difíciles de conmover, pero esta noche tendremos que llorar. Al menos lo intentaremos”.

Más allá de los criterios de especialistas, la opinión dicha o sugerida desde el aplauso realza ese vínculo forjado con sus seguidores, porque la sala grande del Centro Cultural José Luis Tasende estaba llena como si se tratara de un estreno o de un espectáculo premiado o recomendadísimo como las que llegan a Camagüey gracias a la jornada Ciudad Teatral.

Por ejemplo, un italiano radicado aquí contó que la de anoche fue su segunda experiencia en un ensayo. Ofreció una visión diferente a quienes la miran desde el punto de vista técnico, pues prefiere “ser libre en el pensamiento y escuchar la emoción en el alma”, y fue enfático por “esta gran emoción que vivo cada vez que veo a Teatro del Viento”.

Romeo y Julieta.cu ahora mismo es un proceso formativo para jóvenes sin academia, “rescatados” de variopintos oficios de la calle como el de grabador de videos en memoria flash, la vendedora o el joven sin motivación para laborar. Los experimentados del elenco han de ser escuela en todo, así como valiosas devienen las clases del asesor, dramaturgo y director Leonardo Leyva.

La próxima semana, Teatro del Viento hará una breve pausa en este proceso para viajar a Ciego de Ávila. Invitado a la jornada Somos Abril, pondrá la obra No tengo saldo en el Teatro Iriondo, los días 17 y 18 de marzo, a las 9:00 p.m.

A su público camagüeyano recomienda La Zapatera Prodigiosa, del grupo Teatro El Público, en cartelera del Centro Cultural José Luis Tasende los días 17,18 y 19, a partir de las 7:00 p.m., como parte de la jornada Ciudad Teatral, estación de marzo.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Tomada de Facebook