Portal Cultural de Camagüey

lunes, abril 22, 2024

Sobrevivir a la circunstancia

“Ferias pálidas y desabastecidas”. Así retrató esta edición, el holguinero Luis Yuseff, un poeta de la exquisitez y un gestor literario inigualable desde Ediciones La Luz. Llegó a Camagüey después de pasar por La Habana y por Matanzas. Verlo alzarse a pesar de la precariedad en las editoriales cubanas y la crisis de la industria provoca las preguntas: ¿cómo logra que la publicación impresa sobreviva con belleza y cuáles alternativas explora al sumar formatos digitales? Tenerlo compartiendo caminos alienta y desafía porque “seremos verdaderos lectores” cuando tengamos “en la mesa todas las opciones de lectura”.

Podemos enfocar la palidez y la falta de oferta, pero sin omitir el esfuerzo de los organizadores para que el Casino Campestre no pareciera un desierto. Esa sensación deja la imagen de recintos en otras provincias. Junto al perfil económico, porque para una Feria del Libro nunca ha de ser colateral, los resultados deben incluir el rostro de los encuentros, la claridad de las ideas, cuánto se aspira y se logra para que las circunstancias no maten al lector.

Luis Yuseff, director de Ediciones La Luz, una de las cinco editoriales de la Asociación Hermanos Saíz, convocó al XXV Premio Celestino de Cuento y al salón de carteles “Mi nombre es Celestino”.

Luis Yuseff, director de Ediciones La Luz, una de las cinco editoriales de la Asociación Hermanos Saíz, convocó al XXV Premio Celestino de Cuento y al salón de carteles “Mi nombre es Celestino”.

¿Qué explica el suceso espontáneo en la Casa de la Poesía, sede de la Fundación Nicolás Guillén, cuando anfitriones y público recitaron a coro el romanceLos dos príncipes? Fue la noche dedicada al José Martí traductor, por iniciativa de los poetas Diusmel Machado y Roger Blanco, con lecturas multilingües de textos bien escogidos, diálogo ameno, de altura intelectual y emotiva. Obsequiaron un rato verdaderamente culto, algo inusual en demasía.

De los espacios continuos resaltó el pabellón infantil como el más sólido, por la voluntad de sus narradores y en general del equipo del Proyecto eJo. Entre semana tuvo público dirigido de las escuelas y todos los días contó con una afluencia espontánea. Si inventáramos otro concurso ganarían la medalla del mejor lugar culturalmente animado, donde se cuece una escuela por tantos aprendizajes útiles para niños, familias, escritores, artistas…

Entre las pocas novedades de la Editorial Ácana mereció la presentación especial el libro de entrevistas La casa es una piel, del guaimareño Desiderio Borroto Fernández. Allí presenta el diálogo con la diseñadora de moda María Elena Molinet, y los escritores Fayad Jamís, José Soler Puig y Samuel Feijóo.

Entre las pocas novedades de la Editorial Ácana mereció la presentación especial el libro de entrevistas La casa es una piel, del guaimareño Desiderio Borroto Fernández. Allí presenta el diálogo con la diseñadora de moda María Elena Molinet, y los escritores Fayad Jamís, José Soler Puig y Samuel Feijóo.

A veces la rutina o la falta de rigor en lo personal conllevan a la improvisación, y eso se notó en las maneras disparejas de presentación de los libros. Tampoco quedó bien el chiste que rayó más de una vez en el machismo con una joven repentista en la diana. En ese sentido, La terraza campesina debe pulir con sobriedad sus acentos, y si va a rendir homenaje, por ejemplo, el ofrendado a la memoria de Celina González, no debería parecer obra de última hora, salvada gracias a los repentistas. El siempre carismático Emiliano Sardiñas esculpió un monumento en verso, y tejieron sus rimas el sorprendente niño camagüeyano Léster Vargas y el proyecto de jóvenes avileños talentosísimos Décima Cuerda.

A pesar de esas manchas, pues tiene sus manchas hasta el sol, dos ideas unieron los días de la feria en Camagüey. Estaban sugeridas en esa apertura con motivos como una acuarela a Brasil y con el discurso del investigador y ensayista Juan Antonio García Borrero: la defensa del libro como contenido y misterio más allá de soportes y de formas, y el ejercicio de la escritura y la interpretación como herramienta para transformar la realidad hoy.

El Proyecto Carsueños que exhibe muñecos de trapo inspirados en personajes del imaginario brasileño. En su punto de venta se le ve con aguja y dedal para demostrar lo que se puede hacer con dignidad y manos propias.

El Proyecto Carsueños que exhibe muñecos de trapo inspirados en personajes del imaginario brasileño. En su punto de venta se le ve con aguja y dedal para demostrar lo que se puede hacer con dignidad y manos propias.

El cierre con el cantautor Tony Ávila, porque esta no es solo la oportunidad de los escritores para conectar con las personas, confirmamos la utilidad de las canciones en su caso, y la pertinencia de las palabras en general. No son antídotos ni medicinas ni respuestas pero alivian la añoranza de días mejores. Quienes llegaron al Casino Campestre y a otros espacios donde tuvo eco la feria lo hizo porque eligió dedicarle parte de su tiempo. En efecto, eso es un regalo y habla de la energía aún persistente del lector.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Centro del Libro