Portal Cultural de Camagüey

viernes, diciembre 02, 2022

Simón Roberto, canto de ruiseñor

Como un tesoro para disfrutar, compartir y estudiar llega la recomendación del primer fonograma de Simón Roberto, un admirable defensor del filin como estilo interpretativo durante sus 55 años de vida artística en Camagüey.

Manolito Simonet presenta a Simón Roberto contiene 12 canciones, grabadas en el Estudio Caonao de esta ciudad, adscrito a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) Circula con el sello discográfico de Bis Music.

Abre con Toda una vida, de Osvaldo Farré, de quien además hace Tres palabras; e incluye otras joyas de la bolerística como Dos gardenias, de Isolina Carrillo; Mi mejor canción, de José Antonio Méndez; y Realidad y fantasía, de César Portillo.

En las notas discográficas, Emir García Meralla elogia el registro y la dicción, destaca la indefinición genérica al sonar indistintamente a voz de mujer, hombre o adolescente; y reconoce el buen tino de los orquestadores Manolito Simonet y Germán Velazco por conseguir “un producto digno de colección”.

“El disco es cultura, talento y voluntad para dejar en la memoria de los hombres el testimonio de una época. Simón Roberto nos llega hoy a nosotros, a usted que también le hará un lugar en su memoria. Mientras disfruta, solo piense en el ruiseñor; el ave del canto más hermoso cuyo trino deslumbra”, concluye Emir.

Como presidente de la filial de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Camagüey, el cantante eligió la sede de la organización para presentar su disco junto al rumbero Wilmer Ferrán, en nombre del catálogo de Bis Music.

Días antes, en conferencia de prensa, Manolito Simonet contó que en dos días le había puesto la voz al disco; y el intérprete hizo énfasis en su propósito de llegar a la sensibilidad de todo el que lo escuche.

“Simón Roberto siempre estará siempre al servicio irrestricto de la disciplina, el amor y la buena intención”, dijo el solista en la Uneac antes de cantar Mi mejor canción, y, de su repertorio habitual, Alma mía, de la mexicana María Grever.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez/Adelante