Portal Cultural de Camagüey

martes, marzo 05, 2024

Saber motivar: Asignatura básica para teatristas y maestros

“La actuación y la pedagogía son actos de sublime valentía”, dijo Freddys Núñez Estenoz, dramaturgo y director de Teatro del Viento en diálogo con aspirantes a maestros, de la Escuela Provincial Pedagógica Nicolás Guillén Batista en esta ciudad.

Llegó a ese centro invitado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) a la gira artístico literaria Desde adentro, que promueve a sus jóvenes creadores, a Miembros de Honor como él y a especialistas cercanos a la organización.

“El ánimo de los estudiantes depende mucho de las motivaciones de sus maestros. Lo primero que deben lograr es que confíen en ustedes”, aconsejó luego de insistir en la mirada general al aula y la específica a cada alumno.

A su lado estaba la actriz Jenny Ferrer Díaz, del grupo Caminos Teatro (Ciego de Ávila) Como colaboradora de Teatro del Viento suma varios roles. Interpretó la madre en No tengo saldo, hizo de Mayra en Contar la vida, ensayó la María de Huevos y hará la Señora Montesco en Romeo y Julieta.cu

Ella contó de su experiencia docente con instructores de arte: “Todo enfrentamiento con muchachos de su edad lo hago recordando que yo también la tuve. Recuérdense con la edad de sus alumnos y piensen qué maestros hubiesen querido tener”.

La curiosidad por su profesión le llegó con una pregunta: ¿Qué pasa cuando a un actor se le olvida lo que tiene que decir? Ambos mencionaron técnicas para solucionar situaciones imprevistas en la escena.

Jenny aprovechó para afirmar: “Como actriz he aprendido con Freddys que al público se le mira a los ojos. A la gente se le transmite y se le habla a los ojos. Ustedes, como maestros, aprendan que a las personas se les mira a los ojos”.

Esa mañana, Freddys identificó entre los oyentes “al profe Martín”, subdirector docente de su preuniversitario de Sola 2, después de recibir el apapacho de la intensa Flor, compañera de la madre en una ESBEC de Jimaguayú.

“Tenemos que formar hombres de bien”, enfatizó antes de relatar la anécdota de una fiesta de segundo grado deformada con mal reguetón. “El profe tiene una función reguladora de contenido. El aula es nuestro imperio, es nuestro dominio. Allí sí podemos transformar algo”.

Freddys comentó de la obra en proceso Romeo y Julieta.cu y concluyó con la invitación al Centro Cultural José Luis Tasende, a una función de Teatro del Viento, el día y la hora que ellos puedan ir con el objetivo de ver y debatir después, ya que trata de cómo se manifiesta en Cuba el amor en tiempos difíciles.

En la Escuela Pedagógica estudian más de 1 600 adolescentes de todos los municipios de Camagüey. Cursan diferentes especialidades para la Educación de la primera infancia, la especial, inglés, primaria y secundaria en el campo de la física, la química, las matemáticas, la historia, la educación artística, plástica, musical, visual-teatral y músico-danzaria.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Cortesía de AHS Camagüey