Portal Cultural de Camagüey

miércoles, abril 17, 2024

Restauran escultura de Aisar Jalil para plazuela de Camagüey

La escultura de Aisar Jalil que ha motivado leyendas urbanas en Camagüey, una vinculada a su desaparición de la plazuela frente al Teatro Principal, nunca fue robada y recibe la restauración para el retorno al espacio.

“Se está haciendo en el taller de la Universidad de las Artes ISA, allá en La Habana”, confirmó a Adelante Digital José Rodríguez Barreras, director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, como parte de los empeños de la institución por la conservación y la protección del patrimonio de la urbe.

Aún sin fecha precisa para la culminación del proceso, vinculan la aspiración del emplazamiento con la transformación del parque, al programa de acciones por los 510 años de la fundación de la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

La obra de 1989 representa a Talía, musa risueña del teatro, también identificada con la poesía bucólica y como divinidad de carácter rural. Fue ubicada en la plazuela nombrada Pablo Pildaín, actor del siglo XIX en Puerto Príncipe.

Estaba resguardada en el Principal: “El vandalismo de la ciudad, que es eminente en estos tiempos, se encargó de derribarla una madrugada donde tuvimos que actuar de inmediato”, contó Gregorio Márquez Flores, director del coliseo.

AL DETALLE CON AISAR JALIL

El artista camagüeyano Aisar Jalil está al tanto de cuanto ocurre con su obra. Su vida anda un circuito de estancias en Miami, La Habana y São Paulo. Desde Brasil habló con Adelante: “Y un pedazo de mi corazón sigue en Camagüey”.

─¿Fue obra por encargo?

─Sí, fue obra por encargo. Cuando aquello la directora de Cultura era Zenaida Porrúa. En aquellos tiempos no era común pagar el derecho de autor a los artistas. Ella comenzó a hablar de que el hecho de colocar una obra allí ya era el pago. Entonces yo, que soy como soy, comencé a rumorar que no, que si Cultura pagaba por cuestiones efímeras como eran las fiestas de carnavales a los músicos, pues a mí había que pagarme porque era algo para la posteridad. Nos encontramos en la Casa de la Trova y del encuentro salió una gran amistad.

─¿Por qué eligió esta musa?

─Talía es la musa griega del teatro, de la comedia, y me pareció que evocarla sería bueno, pero ustedes los periodistas y el pueblo fueron quienes reforzaron ese bautismo que la comenzó a llamar Talía.

“La gente había comenzado a darle sentidos, por ejemplo, trabajé con Barbarita, una modelo de la escuela de arte, entonces comenzaron a considerarla como algo relativo a la Santa Bárbara. Parecía interesante y simpático”.

─¿Qué elementos tuvo en cuenta en relación con la escena urbana?

─Trabajé la relación urbana de la escala de la escultura, el parque y el teatro junto a Octavio González, un arquitecto camagüeyano muy importante, recibió el Premio Nacional de Arquitectura en el 2009. Trabajamos juntos en ese proyecto igual que en el de Planta Mecánica y en el monumento en Minas.

─¿Se tuvo en cuenta con usted alguna responsabilidad de mantenimiento, preservación o restauración? Pregunto esto porque me llama la atención el derecho del autor sobre su obra y el deber de la institución a la que pasa esa obra a su fondo patrimonial.

─Sé que si es dañada tienen que indemnizar el daño de la pieza, pero yo no lo hice nunca.

─¿Cómo supo del vandalismo con la escultura teniendo en cuenta que es una plazuela donde los niños del barrio juegan pelota, retozan y no siempre en casa se enseña a cuidar las obras de artes, los monumentos?

─Me enteré que había sido dañada la pieza. Al otro día varios camagüeyanos me lo dijeron. Le pedí a mi hermana que fuera a ver si era verdad, y así mismo fue. Tuve un disgusto muy grande al estar lejos pues me creó un sentido de impotencia ante lo sucedido pero, bueno, ves cómo ahora se va a restaurar y estoy muy contento de que va a ser restaurada y emplazada de nuevo allí.

─¿Qué sabe de su restauración?

─Sé que se está restaurando ya en estos momentos. El historiador José me mandó fotos. Se está restaurando en el ISA, allá en Cubanacán.

─A la vuelta de tanto tiempo y de las situaciones, ¿por qué accede a que Talía vuelva a su emplazamiento inicial? ¿Modificaría algo en su entorno o de la obra en sí misma?

─El historiador me dijo que tenían en proyecto modificar el entorno allí de la escultura. Ojalá que sea de una manera que la proteja.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Cortesía de Aisar Jalil