Portal Cultural de Camagüey

martes, diciembre 07, 2021

Los urbanistas, eternos consagrados a la conservación y mejoramiento de las ciudades

La conservación y el desarrollo de una ciudad patrimonial como Camagüey es producto del esfuerzo de sus habitantes, de conjunto con instituciones y estructuras que laboran con este fin o se suman a él. Este es el caso de los urbanistas, responsables de proponer soluciones y modelos de gestión que mejoren la calidad de vida de los habitantes.

Algunas de sus tareas radican en garantizar el equilibrio entre la vida moderna y la naturaleza, generar espacios amigables con el medio ambiente, mejorar las condiciones de vida en la urbe, atendiendo además a uno de los objetivos de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y prioridad para nuestro país, el de crear ciudades y comunidades sostenibles.

“Los urbanistas siempre tienen un reto, sobre todo en los centros históricos porque son ciudades muy antiguas que fueron creadas en otro momento y para otras funciones y constantemente están recibiendo una presión de las nuevas tecnologías, del desarrollo de las comunicaciones, de la movilidad, incluso de nuevos materiales de construcción”, nos cuenta María Isabel Carmenates Bringas, directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de la ciudad de Camagüey.

Con el confinamiento provocado por la Covid 19, las ciudades han debido cambiar y repensar los diseños para la planificación urbana. De ahí la importancia de esta labor en la nueva normalidad a la que aspiramos.

“En momentos de pandemia, de aislamiento, de imposibilidad de cercanía el reto es mayor. Ya nosotros habíamos logrado en el territorio las consultas urbanas que son un elemento indispensable para que la población se involucrara desde el inicio del proyecto y después lograra la parte sustentable y sostenible, ahora es más complicado. El equipo de comunicación de la Oficina del Historiador apoya de manera permanente la labor del Plan Maestro y el resto de las áreas de la propia Oficina, pero en particular a nosotros nos ha servido mucho para encausar la forma de hacerle llegar a las personas y las instituciones cómo seguir trabajando a pesar de estas dificultades de aislamiento. Nunca estuvimos cerrados a una pregunta o dar asesoramiento a la población y entidades estatales”, agregó Carmenates Bringas.

La ciudad es un proyecto en constante transformación para los urbanistas, un compromiso, una responsabilidad. Mantener la condición de Patrimonio de la Humanidad, es el sueño y desvelo de muchos, entre ellos, los urbanistas de la Oficina del Historiador, quienes piensan, diseñan, respiran a esta ciudad, en cada día de trabajo.

Por: Alejandro García Gutiérrez, OHCC

Foto: Archivo OHCC