Portal Cultural de Camagüey

lunes, septiembre 27, 2021

La trova de Pedro Sánchez

Anda con la guitarra en ristre abierto a los estímulos para sus composiciones.

Era devoto de la física y la matemática y matriculó Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Oriente, pero después de un curso de estudios un gran viraje lo condujo a la Licenciatura en Filología.

Confiesa que no se arrepiente de ese cambio, cercano a su condición de músico.

Nacido en la ciudad de Guantánamo y residente en la capital camagüeyana, Pedro Antonio Sánchez Zapata comenzó en la secundaria básica su trayectoria en la trova como guitarrista e intérprete, una vertiente profundamente hincada en su existencia y sin la cual no concibe su vida.

Es miembro de Golpe a Golpe, el mayor proyecto sociocultural de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey, una dependencia artístico-literaria destinada fundamentalmente a ofrecer funciones en áreas de difícil acceso.

Aficionado a la lectura, a los 14 años de edad ya había disfrutado libros como El siglo de las luces.

Compone a cualquier hora y en disímiles lugares: desde la casa hasta caminando o en una guagua. Entonces toma el teléfono celular y crea el boceto de la letra.

Sus inspiraciones incluyen, entre otros temas, el amor, el desamor, el contexto social y la estética filosófica, en una combinación de poesía y prosa.

Antes de los 20 años realizó su primera gira, que fue de lujo, con Raúl Torres.

Pedro recuerda que él y su amigo Jorge Barret, en un concierto del cantautor en Guantánamo le solicitaron entrar gratis, pues no tenían dinero para la entrada.

Torres los invitó, en gesto de buena voluntad, a acompañarlo como intérpretes en un recorrido por provincias orientales.

Pedro ya tuvo su primera experiencia en un DVD titulado Caminando, de seis canciones, y acompañado en cuatro por el grupo camagüeyano Rumbatá, y en dos por Julio Pablo Santana y Darío Valdespino.

Él actúa en condición de solista o en el trío del cual es el director, y que también integran Darío Valdespino (bajo) y Junior Agüero (percusión).

Cultiva una amplia gama de géneros, como el son, conga, guaguancó, conga, funky, y kizomba (de origen africano).

Vivió también en Baracoa y en Santiago de Cuba, y a esta última ciudad le dedicó una conga que es una de sus creaciones preferidas:

Y celebrando con to’ lo’ cuero’/

Que se sacudió Santiago/

De la Alameda hasta los altos de Quintero/

Rayando duro el beso limpio de la tierra.

(Fragmento).

Por Adolfo Silva Silva/ Colaborador

Foto: Cortesía del artista