Portal Cultural de Camagüey

viernes, marzo 01, 2024

La Danza en Chávez Guetton

El coreógrafo, bailarín y maître del Ballet de Camagüey con medio siglo de consagrada trayectoria profesional, recibió el Premio Nacional de Danza 2023, máximo reconocimiento al trabajo de los creadores e intérpretes en esa especialidad de las artes escénicas.

José Antonio Chávez Guetton, se inicia como bailarín en 1969 y hasta la fecha es el principal artífice del proceso creativo de la compañía de danza clásica agramontina y de otras como la Escuela Profesional de Ballet Vicentina de la Torre, el Conjunto Dramático de la provincia y ha colaborado con las agrupaciones teatrales Guiñol de Camagüey y La Edad de Oro.

Conversar con Chávez inspira una cercanía instantánea, como si de un buen amigo se tratase, y es que su enorme talento se conjuga con su indiscutible calidad humana, haciéndolo un hombre digno de admirar y celebrar.

¿Cómo fueron sus inicios en la danza?

Mis inicios fueron bastante controvertidos porque comencé un poco tarde, pero lo hice contra viento y marea. Me sacrifiqué mucho pero con gusto pues, desde que descubrí lo que era la danza mi proyecto de vida lo concebí ligado a ese arte. En aquel momento no pensaba que después yo podría hacer bailar a otros como lo hago ahora, pero mis propósitos siempre han sido expresar sentimientos a través de esa manifestación artística.

¿Cuáles son los principales momentos que han definido su carrera artística?

Un momento que atesoro con mucho cariño es cuando se estrenó en el Teatro Principal el ballet Oda, en el año 1987, en homenaje al Generalísimo Máximo Gómez Báez. La obra estuvo protagonizada por Jorge Esquivel y Aida Villoch y contó con la música de la Sinfónica de Camagüey específicamente para la función, o sea que se reunieron una serie de elementos que hicieron de aquel un momento especial en mi vida. Otro capítulo importante de mi trayectoria artística lo constituyó el estreno de mi versión de Giselle en el Teatro Compac Gran Vía en España, espectáculo que marcó mi consagración como coreógrafo. De igual forma las ocasiones donde he recibido el reconocimiento de las autoridades culturales del país y la provincia, algo que también es muy reconfortante.

¿Cómo evalúa la formación de nuevos bailarines para mantener la vitalidad y esencia del Ballet de Camagüey?

Como todo en la vida, el ballet es algo que se renueva constantemente y la sangre joven es muy importante dentro de las filas de los bailarines por la energía, las aptitudes y ganas de hacer que poseen. Nos toca a nosotros, que ya peinamos canas, tratar de guiarlos en el camino correcto, para que de verdad aprendan en el día a día a apreciar y querer la danza.

¿Qué significa para usted recibir este importante galardón?

Años atrás había sido nominado varias veces, recibo ahora el premio y todavía quizás no he tenido la oportunidad de concientizarlo, pero lo que más me satisface es que, a pesar de que el premio esté signado con mi nombre, yo considero, desde lo más profundo de mi ser, que es un reconocimiento para todos los que vivimos para la danza, para todos los que día a día, con mayor o menor sacrificio trabajan para la danza, para que esta crezca, se solidifique y se convierta en un elemento imprescindible que embellezca la vida de todos nuestros ciudadanos.

¿Cuál su valoración sobre el estado actual de la danza en Cuba?

Actualmente requiere del concurso de todos los que poseemos una larga trayectoria profesional en el sentido de guiar espiritual y técnicamente a las nuevas generaciones que nos están sucediendo para que estos posicionen a la danza en el justo lugar que merece. La danza no debe ser un aditamento para quienes la hacen, debe ser lo primero, lo fundamental, lo prioritario y el sentido de nuestras vidas.

Este incansable creador se sabe consciente de que en su obra está su esencia, de que danza y vida son sinónimos y la expresión más pura de los sentimientos, es pasión, entrega y dedicación, a la par, también, es como dijera la bailarina y coreógrafa estadounidense Martha Graham, “el lenguaje oculto del alma”.

Por Idaylen Rodríguez Rodríguez/Radio Cadena Agramonte

Foto: PL