Portal Cultural de Camagüey

domingo, octubre 24, 2021

La Cruzada Literaria tiene futuro

Ha pasado tiempo, mucho tiempo, y cada agosto sigue recibiendo a los escritores y artistas que durante una semana emprenden una travesía por la extensa geografía de Camagüey, con el blasón de la Cruzada Literaria de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Fueron siete los iniciadores de este proyecto liderado por la narradora Yoandra Santana. Entonces, Jhortensia Espineta era una de las más jovencitas de la filial y escribía la novela Los olvidos del correo. Como fundadora ha celebrado la permanencia de la Cruzada y el sentido de hermandad de la organización.

Desde el año 2003, la fecha del evento sigue invariable: comienza el día 7 y termina el 14 cuando han de regresar a las provincias los jóvenes invitados, después de lograr el objetivo de compartir con públicos diversos y de celebrar a plenitud el día 13, el cumpleaños de Fidel Castro, el inspirador de este evento.

Por eso, cada 12 de agosto convoca a trovadores y a poetas para esperar el día del nacimiento del Comandante. No se precisa si él supo de este proyecto generoso, pero sí hay certeza de la honestidad y del amor que escritores y artistas de toda Cuba han puesto a la iniciativa de Camagüey.

Este año parecía imposible debido al nuevo coronavirus que ha cambiado los planes del mundo; sin embargo, con el amparo de las medidas sanitarias llegó a los municipios de Guáimaro, Sibanicú, Minas, Nuevitas, Carlos Manuel de Céspedes y Florida.

Fue una Cruzada pensada con tiempo y desarrollada con organización. También caminó con buenos pasos de comunicación, en el perfil en Facebook y otras redes sociales donde confluyeron las memorias con sucesos de la edición XVII.

Gracias al beneficio de las tecnologías pudo compartir la lectura de Randoll Machado hecha en Guáimaro; la de Martha Acosta grabada en Sibanicú; la de Dainier Silva desde Camagüey; y la enviada por Indyra Lisy quien radica en Roma.

El Café Literario La Comarca, en la ciudad de Camagüey, acogió en las noches un programa que llevó de recitales a conciertos, que movió de reflexiones contra el racismo a presentar la revista digital La Liga y el poemario El canto del iniciado, de Elías Permut.

Luis Álvarez, Maestro de Juventudes, acompañó en más de una ocasión, con sus profundas lecciones para los jóvenes artistas en relación con la cuestión de la identidad cultural, pues uno debe preguntarse cómo es para luego poder responder quién es. En ese conversatorio, Olga García Yero, Miembro de Honor de la AHS, ofreció claves del contrapunteo para una fisonomía particular.

Porque los jóvenes creadores son productivos en cualquier circunstancia, el grupo puso sus manos en un organopónico y sembró una planta que será árbol de caguairán en el Jardín Botánico de Camagüey.

El evento ensanchó el diálogo entre la llamada vieja guardia y la nueva generación de talentosos asociados; y estrenó la canción Cruzados a una sola voz, compuesta por Ada Naranjo y Harold Díaz.

Otra novedad de la edición fue el rescate del Premio Bustos Domecq. Recayó en El triunfo de Eros, de Barbarella González Acevedo, de La Habana. La Editorial Ácana publicará el libro en su Colección Pórtico. Para el 2021 se convoca en novela corta.

Artistas y escritores seguirán ofreciendo su obra como fruto del impulso de Sergio y Luis Saíz Montes de Oca, los jóvenes asesinados el 13 de agosto de 1957, erigidos como faro de luz, de libertad y de esperanza. La Cruzada, como afirma el trovador fundador, tiene futuro.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Alejandro Rodríguez Leiva / Adelante