Portal Cultural de Camagüey

martes, diciembre 07, 2021

Enseñanza artística: Con manos de seda

Aunque la pandemia sigue ahí como un depredador dispuesto a la cacería, cambia la estrategia para que las personas transiten de presa a cazador. Está más que dicha la ruta para tomar ventaja, y ahora es el momento de demostrar cuánto se ha aprendido a maniobrar para evitar la COVID-19. Con esa filosofía de la vida retoman el curso presencial las escuelas de arte en Camagüey.

Ante la proximidad del reinicio del curso escolar, Adelante Digital procura información de interés para alumnos, familiares y trabajadores de la enseñanza artística en Camagüey, relacionada con la Escuela Vocacional de Arte (EVA) Luis Casas Romero, la Academia de las Artes Vicentina de la Torre y el Conservatorio de Música José White.

“El 15 de noviembre, la enseñanza artística reinicia su curso con los estudiantes de todos los años, porque de tercero y cuarto se reincorporaron el 4 de octubre. Tenemos una matrícula de 691 estudiantes, de 9 provincias y de 12 municipios de Camagüey, excepto de Jimaguayú”, informa María Julia González Sariol, subdirectora de la Enseñanza Artística.

─Al decir reinicio pudiera pensarse que hubo pausa en el proceso…

─ Desde el 15 de enero salieron de la escuela, y ahora vuelven a vincularse bajo el techo académico; sin embargo, la enseñanza artística nunca cerró. Los maestros estuvieron activos todo el tiempo, según las indicaciones del Ministerio de Educación y del Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEArt) Destacamos el trabajo alumno a alumno a distancia, y la atención diferenciada ante las dudas con algún contenido impartido por teleclases. Nos ocupamos de los de escuelas nacionales, todavía tenemos a cargo una de danza de Santiago de Cuba.

“Con los de cuarto año estamos en proceso de graduación para finales de noviembre e inicios de diciembre. Otros se graduarán en marzo. Lo harán con el contenido impartido. No se presentarán a un examen con lagunas y deficiencias”.

─Meses atrás compartimos la noticia de acciones constructivas impulsadas por la redistribución presupuestaria, ¿hasta dónde se avanzó?

─Reparamos las residencias del Conservatorio de Música José White y de la Academia de las Artes Vicentina de la Torre. Nuestros estudiantes becados salen tres veces el año de pase, deben tener condiciones porque la escuela es su casa. Nuestra enseñanza es sacrificada, exige el extra para lograr resultados.

─Mientras conversamos, todavía la Escuela Vocacional de Arte (EVA) Luis Casas Romero es centro de aislamiento, ¿podrá recibir a sus niños?

─La ‘Vicentina’ y la EVA sirvieron de centros de aislamiento, esta última ya en proceso de entrega. Al salir el último paciente haremos un intensivo de limpieza y de pintura, para recibir el día 14 a los estudiantes.

“Dedicamos un reconocimiento especial a trabajadores de servicio y docentes por el apoyo, la entrega y la valentía con que laboraron en Zona Roja. Allí se insertaron jóvenes de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), del proyecto sociocultural Golpe a Golpe y de la Brigada de Instructores de Arte del municipio Camagüey”.

─La COVID-19 ha provocado mucho dolor en las familias, un dolor que inevitablemente tocará las aulas…

─Nuestros maestros están conscientes de la atención y el cuidado de nuestros niños. Desgraciadamente, trabajadores y estudiantes han perdido familiares, personas muy allegadas como los abuelitos; hay estudiantes que han perdido a los padres. La escuela puede calmar ese dolor tratando con manos de seda.

“Contamos con más de 270 profesores, entre fijos y contratados, la mayor parte artistas activos de la provincia, muchos miembros de la AHS y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Con los centros y consejos existen excelentes relaciones de trabajo. Insistimos para que se vinculen al proceso de captación previsto en los municipios en la segunda quincena de enero”.

─ ¿Modifican el protocolo sanitario?

─ No, el curso se reinicia con las mismas medidas: el nasobuco, el lavado de las manos, los pasos podálicos, no se permite la entrada de personal ajeno a las escuelas ni la salida de la escuela de los estudiantes becados. Debemos preservar la salud y la vida.

“En las tres escuelas contamos con enfermeras las 24 horas, con un policlínico asignado para situaciones de primeros auxilios. En las residencias, las camas están a la distancia exigida por el protocolo. El Departamento de Higiene y Epidemiología nos certifica los centros.

“Toda la base material de estudio y de vida está garantizada. Entre el día 13 y el 14 de noviembre entran los estudiantes de las provincias. El día 15 reiniciamos. Sabemos que con la entrega de nuestros maestros, de los equipos de dirección, lograremos que el curso se desarrolle sin dificultad”.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez /Adelante