Portal Cultural de Camagüey

jueves, agosto 05, 2021

En sintonía espiritual con el arte de Oscar Jr.

Cuando empezó la pandemia, lo que se sabía de Oscar Jr. Rodríguez Martínez (Florida, 1979) por las redes sociales se lo debemos a su novia. Era reacio a esos espacios de Internet. Gracias a ella, empezó a asomarse poco a poco, y le ha cogido tanto el gusto que se impuso el reto de publicar el resultado de pintar cada mañana proyectos de abstracciones.

Entre las búsquedas en sus cuadernos nació la exposición Registro abierto, una manera de celebrar 25 años de trayectoria artística. Geometría y color son claves para la experiencia sensorial latiente en el conjunto de ocho obras que, mientras no mejore la situación epidemiológica, solo podremos apreciar de manera virtual.

En el catálogo, Lily Vega Adán, compañera en la vida y la más ferviente estudiosa a pie de obra, le reconoce madurez creativa con esta sacudida desde el expresionismo abstracto, fruto de las aprehensiones de Jackson Pollock, Willem de Kooning y Mark Rothko. Los tres pertenecieron al grupo acuñado con la etiqueta de pintura de acción estadounidense, de la década del cuarenta del siglo pasado.

La exposición tuvo una apertura presencial con un reducido grupo porque la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales insistió en agradecerle su primera muestra personal en la Galería Amalia, como principio de una nueva etapa de colaboración mutua.

Aquella tarde recibió el elogio de personas que lo han visto crecer, en su rol de funcionarios públicos de instituciones culturales. También leyeron mensajes del amigo Osmany Soler y la directora de la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, donde imparte el Taller Fundamental de Escultura y uno opcional de Cerámica.

No podía faltar su papá Oscar Rodríguez Lasseria, quien rebatió los años de aniversario porque “Oscarito nació artista”, y mirándolo enfatizó: “Eres un excelente trabajador del arte. Has aprendido y estudiado muy bien la sintonía espiritual del arte. Te exijo que sigas siendo un buen maestro y un buen artista”.

Si bien en sus perfiles en Instagram y Facebook, Oscar Jr. ha compartido imágenes, la muestra Registro abierto pronto estará disponible en la plataforma Behart (Red colaborativa de las Artes visuales en línea) poco explorada por los creadores radicados en Camagüey. Él es uno de los dos insertados allí, ocupados por aprovechar los espacios profesionales para el circuito del arte que se consolida en el ecosistema digital.

Para él es la segunda personal de arte abstracto, después de Palíndromos, en 2019, aunque al decir de Adán Vega, curadora y profesora de Arte y literatura, el dinamismo de sus pinceladas ha tenido el beneficio de la libertad expresiva y del reto a la imaginación a lo largo de su ejecutoria.

Registro abierto no será el único pretexto para volver la mirada a su prolífica obra. Bajo el signo de la pandemia, Oscar Jr. ha dado vida en su taller a unas cinco exposiciones. La mayoría espera la mejor oportunidad para salir a la luz pública. Además, en su gimnasia matutina de estilo lleva más de 100 días ininterrumpidos, y por tanto entusiasmo arrollador, no tiene para cuándo acabar.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez/Adelante