Portal Cultural de Camagüey

viernes, marzo 01, 2024

Detrás de un premio que renace

Ayer coincidimos y no pude resistir la tentación de este retrato al abrigo de dos irreverentes de una generación ya dispersa e invisible, al menos en la Cuba donde ellos aún escriben y sobreviven.

Tal vez el tunero Carlos Esquivel Guerra y el camagüeyano Obdulio Fenelo piensen que lo mío de posar junto a ellos fue la petición trivial con que se alimenta el faranduleo intelectual por las redes.

Pues no, hubo premeditación por las connotaciones de su encuentro más allá de la amistad, al menos lo quiero leer así, dentro del contexto del Premio de la Ciudad de Camagüey 2024.

El narrador Fenelo es el primer ganador de este concurso convocado desde 1999. Ganó con el libro Quemar las naves, luego publicado por la Editorial Ácana de Camaguey.

A la tercera edición, el certamen empezó a declinar, tanto, que hubo un momento en que se desentendieron del compromiso de publicación, se esfumó el presupuesto del galardón en metálico y no hubo un peso ni para encargar un diploma. El aseguramiento del evento se resumía a dar merienda y almuerzo.

De eso conté en el reportaje Caso Premio de la Ciudad (I y II) en 2020. Como señaló una entrevistada, se había perdido la perspectiva cultural y los escritores quedaron más desprotegidos, más en desventaja que lo habitual.

Un viaje de absurdos en un territorio con la aspiración del reconocimiento nacional e internacional de Cuna de la Literatura Cubana.

Mientras no se demuestre lo contrario, aquí el canario Silvestre de Balboa escribió en 1608 el poema Espejo de paciencia, considerado la obra fundacional de la literatura cubana.

Por aquello de lo simbólico, desde el 2019, a propuesta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el Premio de la Ciudad de Camagüey adoptó el nombre de Silvestre de Balboa. Ese año solo pagaron 1 000 pesos por concepto de oralidad.

A pensar como cuna ayudó Yunielkis Naranjo Guerra como director del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Camagüey que, sin apropiarse completamente del concurso, destrabó todo.

En 2021 ganó Elaine Vilar Madruga. Recibió 3 000 pesos, diploma acreditativo y tuvo la tranquilidad de la publicación de su libro con el consiguiente pago del derecho de autor.

La convocatoria del 2024 se abrió al mundo en cuento para adultos. Recibió más de 60 obras de autores cubanos y extranjeros. Este miércoles será la premiación.

El cubano residente en Cuba recibirá 40 000 pesos y Ácana publicará su obra. El extranjero ganador recibirá 20 ejemplares gratuitos de su obra publicada por Ácana, la editorial de Camagüey.

Que el jurado sea Roberto Méndez, Jesús David Curbelo y Carlos Esquivel dice mucho de la perspectiva cultural que ha retomado el premio. Ojalá se mantenga.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Diosmel Galano/ Colaborador