Portal Cultural de Camagüey

martes, diciembre 07, 2021

Destacan apoyo de filial camagüeyana de la AHS a la realización audiovisual

Camagüey- Aramís Acosta Caulineau, quien hace 45 años es productor cinematográfico del ICAIC, elogió el apoyo de la filial camagüeyana de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) a la realización de audiovisuales.

Citó como ejemplo de ese estímulo a la Muestra Audiovisual El Almacén de la Imagen, en cuya XXXI edición ofreció una conferencia titulada El cine de animación. Ética y estética de un producto cultural.

El especialista subrayó la necesidad e importancia del trabajo de equipo en el cine de animación, lo cual no anula las capacidades individuales, sino que las refuerza en el contexto de la colectividad.

Precisó que en los animados, el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos (ICAIC) no utiliza ─salvo excepciones─ el realismo en los movimientos y en el habla de los personajes, pues apela a un roce a lo caricaturesco.

Las obras de animación no son solo para la niñez y la adolescencia, como se cree comúnmente, pues también están destinados a los adultos, esclareció Acosta, quien además es profesor de la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual de la Universidad de las Artes (ISA), de La Habana.

En relación con otras características de los materiales del referido sector, aludió al intenso colorido, con predominio de los tonos de la naturaleza, entre ellos, el verde, el azul y la luz solar.

Convocó a llevar el conocimiento de la realización a niños y adolescentes, lo cual tuvo uno de sus pilares en un taller organizado por el ICAIC en La Habana, y que produjo creaciones como una versión de King Kong, galardonada en diversos certámenes.

El conferenciante recordó que la creación en la cinematografía era antes un patrimonio de pocos, a causa de la necesidad de grandes recursos tecnológicos, pero ahora tiene un acceso masivo mediante teléfonos celulares y pequeñas cámaras.

Acosta destacó que el sustento de la animación se basa en la labor de equipo, el buen guion y los principios éticos, estéticos e ideológicos.

Al habitual rol de jurado del pitching de animación, que otorga presupuesto del ICAIC, Aramís Acosta Caulineau suma este año la responsabilidad de presidente del jurado central que otorgará el Gran Premio Luces de la Ciudad, entre otros lauros.

A El Almacén de la Imagen fueron enviadas 77 obras, de las que resultaron seleccionadas 63, distribuidas en las categorías de ficción, documental, promocionales, minicortos y animados.

Los trabajos escogidos son de autores de La Habana, Mayabeque, Artemisa, Villa Clara, Ciego de Ávila, Las Tunas, Santiago de Cuba y Camagüey, y de Argentina, México y Cuba, procedentes de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

Por Adolfo Silva Silva/ Colaborador

Foto: Alejandro Rodríguez Leiva/ Adelante