Portal Cultural de Camagüey

viernes, julio 01, 2022

Del libro al dibujo, espacio con niños

La primera edición no quedó exactamente como la soñaron, pero es genial la idea del espacio con niños que el Consejo de las Artes Plásticas de Camagüey (CPAP) abre en la Galería República 289, en esta ciudad.

Al elegir el dos de abril, Día Mundial del libro infantil y juvenil, los comunicadores convocaron a promotores y autores para motivar la lectura y el dibujo, como parte de dos procesos que confluyen como experiencia creativa.

Por la editorial Ácana, el editor y diseñador Manuel Montejo presentó el minilibro Araña Nena, del escritor camagüeyano Guillermo Villavicencio, y dos especialistas de la Biblioteca Provincial Julio Antonio Mella exhibieron y presentaron ejemplares.

Por el CPAP, el crítico y entusiasta de la historieta, Alfredo Fuentes compartió publicaciones cubanas como una edición para colorear de la serie del güije Kukuy, de Ángel Velasco, y un número especial de la revista Pionero, del 2021.

En la pared al fondo de la sala, proyectaron imágenes de viñetas creadas por el proyecto de historietistas cubanos ArteCómic, nucleados al abrigo de esta institución de arte en Camagüey, que auspicia también su jornada anual cada verano.

Los anfitriones esperaban alumnos de escuelas primarias de la comunidad, pero no llegaron, aunque sí acudieron cuatro niños, tres de ellos en edad preescolar quienes, evidentemente, requieren una manera especial para captar su atención.

Una de las madres identificó en una de las bibliotecarias a su profesora del taller literario, y por ende, a la persona que la motivó a aprender las técnicas de la escritura y a atreverse a redactar sus primeros relatos cuando apenas tenía siete u ocho años de edad.

Además, la muestra bibliográfica tenía todo lo necesario para activar la memoria emotiva de los adultos, y en particular, de los padres porque contenía libros de diferentes formatos, bellos como objetos de arte, que acompañaron su infancia y su juventud, y también pueden marcar las de sus hijos.

El CPAP no debe desanimarse, por el contrario, ha de persistir con la convocatoria y retomar el taller de artes plásticas desde edades tempranas, porque hay niños con talento y padres con voluntad para formar personas sensibles, espectadores con criterio.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Cortesía de Consejo de las Artes Plásticas de Camagüey (CPAP)