Portal Cultural de Camagüey

martes, marzo 05, 2024

Convergencia de mujeres

La galería Amalia, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) de Camagüey, exhibe la muestra Convergencias, de diez pintoras camagüeyanas. Hay obras del fondo del Museo Provincial Ignacio Agramonte que no eran vistas hacía mucho tiempo.

La idea unificadora de la exposición es el soliloquio de ellas, quienes desde la introspección consigo mismas también pueden dialogar entre sí con sus discursos y poéticas.

Ahí está la inmensidad de Aziyadé Ruiz con Dos aguas (óleo sobre tela), un cuadro de gran formato, exactamente de 165 por 200 centímetros. Donó la obra al Museo en el año 2009. Por esa fecha, el crítico de arte cubano Rufo Caballero avistaba su maduración total.

A gran escala encontramos un tesoro personal de Martha Jiménez Pérez con el recuerdo permanente de El anhelo de mi madre I (óleo y acrílico sobre lienzo) Se cuenta que por ahí empezó su serie con la máquina de coser que ha marcado un imaginario en torno a la mujer y la casa, de oficios a vindicaciones.

Al lado de los platos de Maydelina Pérez con su universo pictórico plasmados en 1992 en cerámica desde el código de la religiosidad ubicaron la exploración con líneas y formas del tríptico Ecos (acrílico sobre cartulina) de Katisleivys Sedeño. Sigue un grabado de Yasbel Pérez dedicado a una amiga por las cosas buenas que les faltan vivir.

Con fuerza se escucha la denuncia de Ileana Sánchez Hing en su activismo contra la violencia de todo tipo, en este caso a partir de la representación de un rostro amordazado, de la serie de óleo sobre tela Todos somos iguales, que señaló la prostitución y también las injusticias padecidas por la comunidad LGBT.

Al centro, en caballete, presiden los Girasoles (óleo sobre cartulina) de Flora Fong, con vista a La Paz (1991, tinta sobre cartulina) de Isabel de las Mercedes Guerra, a la Alucinada que pasa y descubre el hilo de la vida (2000, óleo sobre lienzo) de Yolanda Ulloa y al óleo sobre lienzo e instalación de Jenny Hernández Carbó, la invitada más joven de esa constelación de artistas visuales.

“Porque una mujer esculpe, pinta, dibuja o graba sus obsesiones, no importa si ves un cuerpo, una ciudad, un viento de ciclón, una figura geométrica, un ángel, una flor o una deidad antigua surgiendo de la naturaleza; son expresiones simbólicas que se intentan explicar con análisis profundo sobre su formación académica, sus influencias o sus biografías, pero a todo ello se superpone una simple y complicada mujer en su eterna conversación consigo misma, repasando la batalla del día, rememorando un gesto de la madre, riendo la felicidad de un hijo, llorando la rudeza de un país o repensando las próximas decisiones”, afirmó la curadora Annerys Fernández.

A la colección del Museo Provincial, de la que se dice es la segunda mayor de arte cubano en el país, pertenecen las obras de Isabel de las Mercedes, Maydelina, Yolanda, Aziyadé y Flora.

Si bien faltan artistas, no sólo en la colección del museo sino en este conjunto de la galería Amalia, vale destacar la intención curatorial. Este pudiera ser el inicio de una exposición como muchas partes que permita habitar la galaxia de las camagüeyanas. Ellas se mantienen unidas desde la condición geográfica y el sentido de la familia, la ética, la memoria y la cultura.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante