Portal Cultural de Camagüey

domingo, septiembre 25, 2022

Circo Areíto ofrece en Camagüey temporada de verano

Camagüey- El Circo Areíto ofrece temporada de verano hasta el domingo 14 de agosto en el auditorio Iván Hidalgo Funes, localizado frente al parque Casino Campestre de la ciudad de Camagüey.

Durante una hora y media, aproximandamente, combina lo más aplaudido del espectáculo 3, 2, 1… !Despegue!, con el que asombró en marzo en el Teatro Principal al recuperar números aéreos. Suma destrezas del nutrido elenco juvenil en una agrupación que en 45 años ha marcado la infancia de generaciones.

La función comienza con un minuto de aplausos dedicados a la recuperación de Matanzas desgarrada por la tragedia del incendio en su zona industrial, y prosigue el programa de la compañía al mando de Lisbey López.

El público aprecia el adagio sobre hoover board del dúo Ónix, las peripecias de Yonatan sobre la onda aérea, el equilibrio sobre taburetes de Alejandro quien, en el cierre, impulsado desde el columpio mecánico salta por el aro en llamas.

También hay pantomima, juegos malabares, manejo del látigo, fuerza, acrobacia, magia, payasos, entre otras variedades, y un esfuerzo descomunal de una institución con simpatía popular y respuesta masiva a la orden.

Las condiciones del auditorio dejan al descubierto mucho del proceso de aseguramiento del andamiaje para la seguridad en ese trabajo de osadías y por ende, de riesgos extremos de personas apasionadas por su profesión.

Ejemplo de lo anterior salta a la vista con las cintas aéreas. La coreografía de intimidad y de altura del dúo Flying requiere para sus vuelos de ocho personas agarradas a una cuerda desde una esquina del tabloncillo.

Las imágenes de este reporte corresponden a la primera función a la que acudieron más de 1000 espectadores, dada la tarde del miércoles, porque la falta de fluído eléctrico la noche anterior impidió cumplir con la hora fijada para la temporada, de las 8:30 p.m. El Consejo Provincial de las Artes Escénicas gestiona alternativas para cumplir con la palabra empeñada, y en especial por los niños.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Alejandro Rodríguez Leiva/ Adelante