Portal Cultural de Camagüey

viernes, diciembre 02, 2022

Canciones para sanar

Llegó a Camagüey con la guitarra en ristre, a tres meses de irrumpir la pandemia de COVID-19 en Cuba; y antes del confinamiento recio conoció las personas idóneas para compartir un sentido de la música y gestar proyectos. Todo ha fluido con Pedro Sánchez en esta ciudad porque ofrece canciones para sanar.

Al inicio se le vio en presentaciones esporádicas por redes sociales, organizadas bajo estrictas medidas sanitarias por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), un nuevo hogar de creación y complicidad para él. Apareció a dúo con el bajista Darío Valdespino y ensayó otro formato al sumar al percusionista Junior Agüero.

Carisma y talento componen la fórmula del joven cantautor de Guantánamo que en dos años puede jactarse de indiscutibles triunfos: la colaboración de Wilmer Ferrán y el grupo Rumbatá, sesiones en el Estudio de Grabación Caonao, el impulso del devedé Trovesías a cantautores del territorio, y parte del proceso de su primer disco con la producción musical de Luis Alberto Barbería y la licencia comercial de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem)

Pedro Sánchez pone a prueba sus canciones. Incorpora colores a un sugerente y copioso paisaje sonoro. Por si fuera poco, acaba de presentar un espectáculo con el acompañamiento de la orquesta de cámara Marbly, el tresero Jorge López, la flautista Lourdes Hernández Naranjo y la clarinetista Yissel González.

La sala de conciertos José Marín Varona fue el escenario de esa presentación titulada Ha pasado el tiempo, homónima del tema con que abrió el programa de interpretaciones registradas de manera audiovisual en función de un devedé.

Entre canción y canción, contó la travesía de su intensa carrera y fue recurrente la evocación a su estancia en Santiago de Cuba, donde estudió Letras, experimentó un “encuentro milagroso con la canción tradicional” que le abrió el camino. “En Santiago, la música que escuché, los amigos con los que me reuní son la parte fundamental de este sonido que hoy ustedes están disfrutando”, dijo.

A guitarra limpia interpretó Cuentas claras, Inmunidad y Cucucuncun. Adrián Cancino, el director fundador de Marbly, orquestó Ha pasado el tiempo,

Ondea mi asta, Sin remedio, Caminando, Canción, La paciencia e Intentando un guaguancó.

El concierto fue un agradable viaje por la década, más o menos, de cantautor. Desde el vaivén entre el amor y el desamor que es Inmunidad, una de sus primeras canciones y exploraciones para conquistar espacios como el de la sala Marín Varona, que aspira sistematizar con otros cantautores.

Despidió el concierto con su éxito principal, Intentando un guaguancó. Le nació a los 22 años de edad, y aún a los 30, asegura, sigue abriéndole puertas porque resume lo que promete en sus páginas en redes sociales como una prescripción médica. En la vida real y en la virtual con Pedro Sánchez encuentras “canciones para sanar”.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Alejandro Rodríguez Leiva / Adelante