Portal Cultural de Camagüey

sábado, enero 28, 2023

Cábala para viernes 13 con pinturas de Oscar Jr. Rodríguez

La fecha de apertura de esta muestra cambió el sentido inicial de la exposición de Oscar Jr. Rodríguez Martínez (Florida, 1979) en Adelante, porque si bien ni él ni yo somos supersticiosos, convocar para un viernes 13 tienta la idea de la suerte.

A todo trance, tal vez por conexión cuántica, se nos salió el viso de cinéfilos para nombrar con un guiño de parodia a la saga más larga de películas de terror, ubicadas ese día de malos augurios según las culturas anglosajonas.

En nuestro caso nada hay que temer porque a los hispanoamericanos los rollos nos tocan los martes; por si acaso, con la magia del pensamiento sincrónico nos propusimos asegurar el destino de hoy con el talismán del arte como pretexto para que nuestras energías se equilibren y fluyan.

Oscar Jr. comparte obras de la serie Registro abierto, realizadas con la técnica mixta sobre lienzo y con óleo sobre disco de vinilo. Llegan al espacio galerístico alternativo Nicolás Guillén como manantial de vidas.

La laboriosidad constituye un ritual en sus 25 años de trayectoria. La abstracción para él ha sido un ejercicio terapéutico, impulsado desde aquel túnel de miedos cuando irrumpió la pandemia de COVID-19; y sigue tocando la luz como gimnasia matutina de exploración de formas y estudio del color.

Se le ha identificado como referentes a expresionistas estadounidenses de la década del cuarenta del pasado siglo; en cambio yo encuentro una poética dialogante con el ruso Wassily Kandinsky por la parte de melómano: ambos hacen visibles los sonidos como parches de color. El vinilo aquí es pentagrama.

Ritmo y pasión transmite Oscar Jr. como resultado de un juego de azar con materiales y herramientas. Delante del registro propio de rojos, ocres y otras tonalidades se abre a soluciones. El taller invita al nacimiento de imágenes distintas. En esas condiciones hay emociones, ruido, misterios y silencio. Un caos, idóneo para probar con pequeños cambios las grandes diferencias.

El arte abstracto permite expresar lo que se siente, como vemos en la clara motivación de la música del joven pintor camagüeyano, quien además confirma con sus estallidos, manchas y texturas sobre discos y lienzos la libertad de expresar algo propio de su persona, de su época y del arte. Esto último Kandinsky lo acuñó como principio de la necesidad interior, en el ya lejano 1910.

Agradecemos a quienes nos siguieron la corriente al aceptar vernos el primero de los dos viernes 13 del 2023. El otro cae en octubre. Dejar de hacer algo por miedo siempre pesa más como pérdida, sí, la pérdida de la oportunidad de lograr tu sueño, de pintar esperanzas.

Por tanto, venimos “almados” (armados, nunca) con ritmo y pasión, porque una mirada puede ser ese pequeño paso que necesitamos para cruzar la línea donde se transforma todo, donde no habiten los miedos. Que nuestra voluntad de recibir la experiencia artística funcione como cábala. Hagamos de hoy ese día para recordar con la certeza de que Todo sucedió un viernes 13.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Yoel Benítez Fonseca/ Adelante