Portal Cultural de Camagüey

miércoles, diciembre 01, 2021

Banda Municipal de Conciertos de Florida

La Banda de Música de Florida tiene sus orígenes en el año 1922 bajo los auspicios del Sr. Julio Álvarez Quijano, comerciante de este pueblo y dueño del Hotel Álvarez. Su propósito fue la creación de una Banda Infantil de Música; gestión para la cual se apoyó en el profesor Sixto Pinto Caimares, músico de procedencia humilde (zapatero).

Este último tuvo, precisamente, a su cargo la Academia de Música, en sus inicios, en la calle Rivero, entre José Antonio Saco y Ojo de Agua, muy cerca de la Sierra Otaola- en la cual se nuclearon un grupo importante de niños con aptitudes musicales, quiénes conformarían finalmente la primera Banda de Conciertos del territorio. A dicha Academia hubo que anexarle un aula de instrucción primaria, puesto que mucho de esos infantes no sabían leer.

Los instrumentos necesarios para que la Banda funcionara, así como su uniforme, se adquirieron gracias a la ardua labor del Sr. Julio Alvarez Quijano, quien recogió dinero entre los comerciantes y otras personalidades del pueblo.

La primera retreta se efectuó el 20 de mayo de 1922 y, aproximadamente, un año más tarde se realizó la primera presentación en la ciudad de Camagüey, solicitada por el cura párroco de la iglesia San Benedicto, el cual abonó la cantidad de $30.00 para los gastos. Esta fue muy bien acogida por el público que allí se reunió.

Con el decursar del tiempo la Banda fue ocupando un lugar importante en el ámbito musical del municipio –instituido desde el 15 de diciembre del año 1924- a pesar de que sus integrantes tuvieron que combinar su vocación con otros oficios tales como: dulcero, carpintero, sastre, zapatero, etc. para poder sobrevivir, ya que el salario que devengaban del Ayuntamiento no alcanzaba para cubrir sus necesidades.

Durante la etapa de la República Mediatizada esta institución cultural se utilizó para disímiles actividades (funciones en el teatro, recibimiento a visitantes solemnes, sepelios de veteranos de la guerra y personalidades políticas, inauguración de obras públicas, conmemoración de efemérides patrióticas, actividades políticas, etc.) y mantuvo sus acostumbradas retretas que a partir de la segunda mitad del año 1944 pasaron a realizarse en el parque José Martí, recién inaugurado (con anterioridad se efectuaban en el antiguo parque de Florida, situado en Lugareño, entre Avenida central y Zayas-Bazán, hoy destinado a la recreación infantil)

Por otra parte, también fue partícipe en diferentes intercambios de colaboración cultural efectuados regularmente con distintos territorios de la provincia y fuera de la misma: Esmeralda, Morón, Ciego de Ávila, Santa Cruz, Nuevitas, Guáimaro, Camagüey y Santa Isabel de las Lajas; este último como parte de la festividad «El Día del Lajero Ausente» que tendría lugar en esa ciudad cada mes de junio.

En la segunda mitad de la década del cincuenta la situación social del municipio se complicó, resultado de la represión política batistiana ante el empuje del movimiento revolucionario. El pueblo comenzó a desaparecer de los tradicionales paseos del Parque y se hizo muy difícil mantener las mencionadas retretas en dicho lugar.

Durante esos primeros treinta y seis años de vida artística pasaron por la dirección de la Banda músicos de reconocido prestigio en el ámbito local, algunos de los cuales hicieron importantes aportes al desarrollo de la música en el territorio. Según las fuentes consultadas, el director que fundó la misma, Sixto Pinto Caimares, se mantuvo en ella hasta 1935.

En esa fecha –se plantea- asumió la dirección Miguel Hernández Molinet hasta el año 1938, cuando se hizo cargo de la Banda su hermano Tomás Hernández Molinet. Posteriormente en 1943 –se señala- fue designado como director el profesor, trompetista y pianista Juan Alfredo Rojas, permaneciendo en esa función un período aproximado de tres años. En 1946 comienza a dirigir la institución –al parecer quien sustituye oficialmente a Rojas- el maestro Félix Agüero Román, venido de Santa Isabel de las Lajas, el cual se mantuvo como director más de veinticinco años.

Etapa revolucionaria:

Con el triunfo de la Revolución, todo parece indicar que la Banda Municipal de Concierto pasa de manos del antiguo Ayuntamiento a la Dirección del Gobierno Revolucionario del Territorio hasta que en 1962 surge la Delegación de Cultura de Florida y se subordina administrativamente a ésta; organización que después se transforma en la Dirección Municipal de Cultura actual.

Desde los primeros años del triunfo popular se produce una reorganización de esa unidad artística y se empezaron a hacer esfuerzos para dotarla de los instrumentos necesarios y también de vestuario.

A partir de entonces se retoman con la misma vehemencia y sistematicidad de años anteriores las famosas retretas y se comienzan a profundizar las relaciones de trabajo con otros organismos, entidades e instituciones del territorio en el apoyo a distintas actividades tales como: marchas estudiantiles y patrióticas, conmemoración de efemérides históricas, asesoramiento a diferentes Bandas Rítmicas de las escuelas y círculo de interés de adolescentes y jóvenes creados para darle continuidad a esta tradición, actos políticos– culturales, abanderamiento y entrega de medallas, actividades en centros de trabajo y estudiantiles, entre otras.

Quehacer cultural:

En el año 1962 la institución participa en el Encuentro Provincial de Bandas de Conciertos (incluye las de Ciego de Ávila y Morón que pertenecían a la provincia y tenían muy buena calidad) que tiene lugar en la ciudad de Camagüey, obteniendo el Primer Lugar en la emulación fraternal. En ese momento la Banda contaba con 27 miembros y la obra ejecutada fue «Gran Operatic».

El 6 de junio de 1977 interviene en el III Festival Deportivo Provincial del Ministerio del Interior en Camagüey y los días 18 y 19 de diciembre de 1982 toma parte en el III Festival Provincial de Bandas de Música, realizado en la ciudad de Ciego de Ávila; eventos esos donde se demuestra la calidad interpretativa alcanzada por la institución.

La década del ochenta marca un momento de ampliación del número de actividades efectuadas (se realizaron 118 promedio anual, ocho por encima del plan instituido oficialmente), así como de los vínculos de trabajo con las organizaciones políticas, sociales y de masas del territorio. De igual forma se fortalecen los intercambios de colaboración cultural con otros municipios de la provincia: Camagüey, Nuevitas, Guáimaro, Santa Cruz del Sur y Céspedes.

Resultados:

Avalada por esos resultados en el año 1985 le es otorgada a la Banda, a nombre de la Dirección Municipal de Cultura, la distinción «Avanzada Cultural» y recibe de parte de la Dirección Provincial, en dos ocasiones, un reconocimiento por haber alcanzado la condición de institución cultural destacada provincialmente, entre las de su tipo, durante el primer y segundo semestre de ese año.

En 1986 fue seleccionada, por el Comité Provincial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura como Mejor Centro en la actividad de Bandas de Conciertos; privilegio que mantiene hasta el año 87, cuando le fue reconocida por la Dirección Provincial del Sector la condición de Institución Cultural Más Destacada, entre las de su tipo en la Provincia.

En los años noventa crece, auque modestamente, el número de actividades realizadas (121 promedio anual) y se consolidan las relaciones de trabajo con los demás organismos, entidades e instituciones del territorio, en particular, Gobierno, PCC, Educación, Salud, INDER, CDR, FMC y CTC. Se mantienen, además, de manera muy limitada (por las dificultades propias del período especial) los intercambios de colaboración cultural con otros municipios.

Por otra parte, hay que destacar también la presencia de esta institución en los distintos eventos que organiza el Sectorial de Cultura (Festival del Creador Musical «Félix Agüero Román», Encuentro de Soneros «Paco Ramos», Festival del Bolero y otros), en los que sus integrantes participan en calidad de compositores, arreglistas e intérpretes.

Especial significado adquieren en esa década los años 1992 y 1995 para la Banda. En el año 92, se celebró el 70 Aniversario de la misma con distintas actividades (homenajes) que incluyeron exposición de fotos, conciertos en diferentes barrios y comunidades rurales, encuentros con las demás instituciones culturales del sector, trabajadores de otros centros laborales, el Buró del Partido y la Dirección del Gobierno en el Municipio, confección de afiche conmemorativo, etc.

Y en el 95, la institución realizó una encomiable faena sobrecumpliendo el plan de actividades en un 18.2% (130 actividades efectuadas, 20 más por encima de lo programado), cooperando en cuanta tarea significativa le haya sido asignada; razón por la cual fue seleccionada por el Sindicato nacional de Trabajadores de la Cultura como Mejor Centro Nacional en su categoría.

Entre los años 2000 al 2002 se produce un decrecimiento del número de actividades efectuadas (111 promedio anual), motivado por razones fundamentalmente de índole objetivas: dificultades con la transportación, problemas meteorológicos, situaciones de salud, entre otras.

Sin embargo, ello no le resta al esfuerzo realizado por los músicos de la Banda que a pesar de las limitaciones antes mencionadas, así como del deplorable estado en que se encuentra su inmueble y la crítica situación de sus instrumentos (reparado en disímiles ocasiones por ellos mismos) lograron mantener con derroche de disciplina y voluntad férrea, en esos tres años, un nivel de actividades de apreciable calidad, promedio, acorde al plan; válido para haber obtenido la Institución en el 2000 y 2001 la condición de Destacada Provincial.

Durante la etapa de la Revolución en el poder se le han realizado a la Banda Municipal de Concierto tres evaluaciones técnicas. La primera tiene lugar en el año 1968. Doce años más tarde se efectúa la segunda –donde se reconoce el avance profesional logrado por sus instrumentistas- y la tercera se lleva a cabo a finales del año 1993, fecha en que la misma alcanza colectivamente su Segunda Categoría. De forma individual fueron evaluados de Primer Nivel un compañero, Segundo seis y Tercero once, quedando cuatro no evaluados de nuevo ingreso.

En la dirección musical, después de la jubilación de Félix Agüero –según se cree- en 1966 ocupa su puesto el compañero Juan Bautista Canales, quien permanece cumpliendo dicha función hasta finales del año 81 cuando fue sustituido por Roberto Lugo Ferraudys. A este le sucede en el 88 su actual director Nicolás González Soto, cuya labor profesional ha sido determinante para el desarrollo de la institución (se ha enriquecido la variedad del repertorio, se ha sistematizado el trabajo por secciones y se ha elevado la superación individual).

Estado actual:


Actualmente la Banda Municipal de Florida con más de 85 años de trabajo ininterrumpido posee un total de 20 integrantes, cuyo promedio de edad es de 52 años y su nivel de escolaridad medio de 10mo Grado. De ellos, siete son graduados de nivel elemental de música, tres de nivel medio y uno de nivel superior. Su repertorio activo consta de 66 números (incluye himnos, marchas, oberturas, zambas, popurrí, danzones, boleros, vals, paso doble, entre otros géneros) y el pasivo de 53.

La Banda Municipal de Florida les invita a disfrutar de sus conciertos todos los domingos del mes de octubre en el parque José Martí a las 9:00 a. m.