Portal Cultural de Camagüey

domingo, septiembre 25, 2022

Apuntes sobre novela El plagiador de Miguel Mejides

Entre los libros que la editorial UNIÓN ha puesto en consideración de los lectores cubanos, está la novela de Miguel Mejides (Nuevitas, 1950-La Habana, 2018), titulada El plagiador. Esta obra obtuvo el Premio de Novela Ítalo Calvino 2016, prestigioso galardón que se otorga cada año en Italia para reconocer el gran escritor de ese país.

En relación con la novela de Mejides, autor de una profusa obra literaria que incluye cuentos, novelas y libros de viaje, repercute por la solidez expresiva, por el dinamismo de las acciones, por las contingencias de sus protagonistas y, por la sostenida introspección que genera una trama cada vez más atizada por subtramas que propician un acontecer insólito, intencionado hacia el disfrute de peripecias de las más insospechadas acciones.

Mejides no fue un autor que se caracterizara por una prosa artificial, o doctrinal y, mucho menos de conceptos rebuscados. Todo en él refulge para hacernos comprender como lectores que estamos ante un texto de un creador literario genuino. Ese fue, en esencia, nuestro querido amigo “Miquelón”, quien con esta obra demostró su valía literaria, ya bien entramada mediante obras como Tiempo de hombres (cuentos), La habitación terrestre (novela), El jardín de las flores silvestres (cuentos), que, para este lector de toda su obra, es la mejor, Rumba Palace (cuento), Perversiones en el Prado (novela), La isla de la música (libro de viajes), Las ceremonias del amor (novela) y Las ciudades imperiales (cuentos), hasta la que comentamos.

Esta novela, irreverente en toda su extensión, atacadora a cualquier tipo de autoridad, intransigente con la historia, reforzadora de imágenes que a veces penden de un fino hilo, nos da la posibilidad de leer a un autor que pasó todo el tiempo tratando de transgredir no solo el tiempo antecesor a él, o el vivido propiamente, o el que vendría después siempre justificado por otros al utilizar la gama de matices que ocultan realidades insospechadas y a las que nadie se quiere asomar por lo pedestre que parecen, por lo grotesco de su iracundia.

Mejides se despidió físicamente de todos nosotros con esta novela, El plagiador, una obra imperecedera, de vigor sostenido y de una realeza que merece toda distinción, y eso es importante conocerlo.

Por Jorge Santos Caballero /Escritor