Portal Cultural de Camagüey

jueves, agosto 05, 2021

A Nené Álvarez, El Embajador del Son

La memoria y el respeto son dos cualidades legadas por tradición en la cultura de Camagüey, y sustentan el porqué hoy la celebración por primera vez del Día del Son Cubano, en esta ciudad empezó por el homenaje a Enrique “Nené” Álvarez Quevedo, donde descansan sus restos.

La Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC) reservó para este 8 de mayo, la ceremonia para develar el retrato en bronce hecho por el escultor Gregorio Pérez con la intención de transmitir también a través de ese material perdurable, la candidez y la alegría de una persona siempre presta a ayudar.

El monumento funerario de quien fuera reconocido como El Embajador del Son resulta inconfundible porque tiene una clave de Sol con su frase más popular: “Sin música la vida sería un error”, además de la dedicatoria de hijos, nietos y de la agrupación Soneros de Camacho.

Precisamente, integrantes del conjunto que dirigió durante 34 años, interpretaron el tema Sabor de engaño por el que mucho se le elogió la voz al cantante sonero profesional más longevo, fallecido aquí a los 90 años el 7 de febrero de 2017, justo el día de apertura de la primera edición del Sonido camagüeyano.

A partir de entonces, la peregrinación a su tumba y a la de Candita Batista, la Vedette Negra de Cuba, ha presidido el programa de ese encuentro creado por Manolito Simonet para la interacción de orquestas de música popular bailable del país con el público de esta ciudad.

En 2019, como parte del Sonido camagüeyano, Soneros de Camacho estrenó allí Un son para Nené, compuesto por Javier Lozano, como muestra de la lealtad al líder entrañable, progenitor de siete hijos y querido en el grupo como a un padre, por eso todos lo llamaban “Mipa”.

“Yo todavía demoro un rato por aquí” dijo sonriente Nené Álvarez al realizador Gustavo Pérez en entrevista para el documental El Embajador del Son, obra estrenada con él en el Multicine Casablanca el primero de junio de 2016, día de su cumpleaños 90.

En efecto, este músico camagüeyano, padre de Adalberto Álvarez, El Caballero del Son, seguirá en la memoria de sus conocidos y de los promotores de su ejecutoria como forja de una generación de defensores de lo auténtico en la sonoridad de lo cubano.

La tumba de Nené Álvarez estará en el Sendero de los músicos, un proyecto articulado como parte de los servicios culturales del Centro de Interpretación del Cementerio General de Camagüey, que coordina la OHCC, declaró a Adelante Digital la especialista Arisleida Ruffing Linares.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante