Portal Cultural de Camagüey

viernes, diciembre 02, 2022

Rumbatá gana Premio Cubadisco 2022

Camagüey- El Premio Cubadisco 2022 en la categoría de tradición rumbera y ritual recayó en Mi rumba no va a parar, cuarto disco de Rumbatá y primero del sello Bis Music grabado en el Estudio Caonao en esta ciudad.

“Celebrar este Premio Cubadisco 2022 extendiendo nuestro arte hacia otras dimensiones. ¡Soy rumbero, y qué! Gracias miles a todos todos. ¡Ya les contaremos!”, publicó en Facebook el director del grupo Wilmer Ferrán Jiménez.

Producido por Manolito Simonet, está dedicado a la memoria de los cantantes Reinaldo Betancourt y Nerina Calderón, y del percusionista Idael Soler, quien llegó a grabar tocando el quinto, el cajón y el tambor batá.

La musicóloga Heidy Cepero Recoder, encargada de las notas discográficas, lo califica como “un tesoro dentro de la fonografía cubana”, al saber agrupar rumbas antiguas y recientes con elegancia y conocimiento profundo, y lograr una pluralidad en la mezcla con la trova, el rap, la conga y ritmos caribeños.

Entre los temas figura La masa, del cantautor Silvio Rodríguez, quien accedió a participar de una versión al estilo batá-rumba, con cambios de métrica y una representación desde la columbia.

Rumbatá hizo la presentación oficial del disco en febrero pasado, con un concierto en la Casa de la Trova Patricio Ballagas, como parte de las acciones asociadas al evento Sonido camagüeyano.

El año pasado, en la versión especial del Cubadisco ajustada por la pandemia de COVID-19, esta agrupación sobresalió en la categoría de audiovisuales por el documental Rumbatá (2019), dirigido por la cineasta Isabel Santos.

Con anterioridad, ganó el Premio Cubadisco 2018 en la categoría de tradición afrocubana, por el disco Gracias a la rumba, también producido por Manolito Simonet y Wilmer Ferrán con Bis Music.

Musicólogos y cubanos universales han elogiado la resonancia del grupo de Wilmer, fundado en 1996, al punto de situarlo entre los cuatro grandes de la rumba cubana junto a Los Muñequitos de Matanzas, Clave y guaguancó y Yoruba andabo.

“La rumba no es un género fácil de ejecutar. Cantar, tocar y bailar la rumba exige mucho y tienen que hacerlo bien. Esa es la idea de Rumbatá”, ha señalado Wilmer, un camagüeyano con aportes al conocimiento y al respeto al complejo genérico por la UNESCO declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2016.

Por: Redaccion Adelante