Portal Cultural de Camagüey

martes, junio 22, 2021

Roqueros nostálgicos en festival de Camagüey

El Festival Nacional de Rock Sonidos de la Ciudad desarrolla su edición 17, después de irse en blanco el pasado año por culpa de la pandemia de COVID-19. La página del evento en Facebook funciona como escenario de los conciertos programados del 21 al 23 de mayo.

Los organizadores de este festival de la filial aquí de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) cogieron las señas de las plataformas digitales y lograron la alineación de 28 bandas de Cuba, Venezuela, México, Argentina y Estados Unidos.

Adelante Digital también sintoniza la realización audiovisual homónima del evento, que usa códigos televisivos para dialogar con fundadores y organizadores. En dos capítulos de 12 minutos, los entrevistados hablan desde la nostalgia y comparten sus puntos de vista en relación con la escena en Cuba.

El artífice principal del evento es el promotor Salvador Torres Crespo. Él siempre ha reconocido a quienes abrieron el camino desde el corazón de Camagüey. En el ambiente cultural de los ’80 hay un nombre insoslayable: Nelson Comas, considerado el mejor vocalista cubano; y si de bandas se trata, son insuperables Monserrat y Rhodas, la primera del país con la categoría de profesional.

Fue Nilo Núñez, el director de Rhodas, quien motivó a Salvador a atreverse a organizar eventos grandes. Estaba bajo los efectos del famoso megaconcierto de 1994. En el ’96, con el apoyo de la dirección municipal de Cultura, comenzó a traer grupos de otras provincias.

Salvador esperó al ’99 para sentarse con la AHS en función de coordinar algo mayor: “Cuando aquello el presidente era R.P. Labrada. Nos ganamos que llevara la etiqueta de festival, porque no solamente incluía bandas, sino promotores y editores de fanzines”.

La primera edición se llamó Dominus Rock, por la banda que atendía como promotor. En el 2000 comenzó a nombrarse Sonidos de la Ciudad, pero quedó dormido para retomarse en el 2005 hasta hoy.

Como insiste Salvador: “Consejos estoy dando desde mi bastión que es la peña Hard rock café: no crear sectarismo. El rock and roll para mí es uno solo. Lo que tú le vas a ofertar al público que sea atractivo, un abanico, y crear expectativas nuevas para que el público sea aún más”.

Por Yanetsy León González/Adelante