Sello de Calidad
Portada » Leyendas y Tradiciones

Leyendas y Tradiciones

Imagen: 
Título Imagen: 
Foto antigua del Camagüey
Texto alternativo Imagen: 
Foto antigua del Camagüey

Camagüey no solo se distingue por sus características arquitectónicas muy autóctonas, hay un rasgo que se siente a cada paso y que también nos identifica: su hablar cotidiano. Estas peculiaridades en el decir provienen de siglos anteriores y se arraigaron, fundamentalmente, en el siglo XIX.

Imagen: 
Título Imagen: 
Tinajón camagüeyano
Texto alternativo Imagen: 
Tinajón camagüeyano

«No abundan los aljibes; el agua se recoge en hermosas tinajas [...], colocadas en los patios, por su gran cantidad contendrán 4 ó 6 de ellas la cantidad de agua de un aljibe». Así describió el habanero Antonio Bachiller y Morales los típicos tinajones camagüeyanos cuando en 1838 visitó la ciudad de Santa María del Puerto del Príncipe.

Imagen: 
Título Imagen: 
Iglesia de Nuestra Señora de la Merced
Texto alternativo Imagen: 
Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

Se cuenta que donde está hoy la Plaza de los Trabajadores había hace siglos una laguna. Un día, a inicios del siglo XVII, comenzaron a oírse gritos y llantos entre los matorrales de la orilla. Junto a aquellos, se escuchaban crujidos de árboles que caían atacados a hachazos.

Imagen: 
Título Imagen: 
La Semana Santa en Camagüey
Texto alternativo Imagen: 
La Semana Santa en Camagüey

Una de las procesiones tradicionales de la Semana Santa era la del Santo Entierro. En ella se conducía el Santo Sepulcro en hombros de 14 ó 16 fornidos cargadores.

Imagen: 
Título Imagen: 
El San Juan Camagüeyano
Texto alternativo Imagen: 
El San Juan Camagüeyano

Las tradicionales fiestas del San Juan comenzaron en Puerto Príncipe entre los años de 1725 y 1728. Guardaban una estrecha relación con el mes de junio, fecha en que los criadores de ganado traían a la ciudad sus reses gordas para las ventas anuales. Con ellos venían los peones o vaqueros en sus briosos potros. Surgieron las carreras anuales.

Imagen: 
Título Imagen: 
Grabado del Diablo
Texto alternativo Imagen: 
Grabado del Diablo

A diferencia de otras leyendas principeñas, la del Caricortado no parece, a primera vista, tener nexo alguno con la historia, sino pertenecer al linaje de las consejas y cuentos de aparecidos con los que, habitantes de la villa o campesinos, entretenían los ocios nocturnos y horrorizaban a los más jóvenes. He aquí el relato, como hubiera podido escribirlo un autor romántico, hace siglo y medio.

Imagen: 
Título Imagen: 
El indio bravo
Texto alternativo Imagen: 
El indio bravo

En los más diversos rincones de Cuba existe alguna leyenda de bandoleros. En el centro de la Isla, el célebre Manuel García, "El Rey de los Campos de Cuba", ha dejado una impronta, muy bien atrapada por Carlos Enríquez, tanto en sus lienzos como en su novela Tilín García. Sin embargo, ningún personaje hay tan misterioso como el Indio Bravo de Puerto Príncipe.

Imagen: 
Título Imagen: 
El aura blanca
Texto alternativo Imagen: 
El aura blanca

En mayo de 1860 un ave blanca apareció entre la bandada de auras que sobrevolaban el hospital de San Lázaro y la Quinta Simoni. En junio, el ejemplar fue expuesto en la Casa de Gobierno. Su captor había sido el doctor José Ramón Simoni Ricardo, director honorífico del hospital.

Imagen: 
Título Imagen: 
Cementerio de Camagüey, foto antigua
Texto alternativo Imagen: 
Cementerio de Camagüey, foto antigua

Si de muertos, velorios, sepultura y cementerio se trata no se puede olvidar las altas y bajas que atravesaron las costumbres funerarias del Camagüey legendario. Basta con mencionar algunos de los sucesos que traspasaron siglos de ocurrencias para convertirse en leyendas principeñas.

Imagen: 
Título Imagen: 
Tumba de Dolores Rondón
Texto alternativo Imagen: 
Tumba de Dolores Rondón

Hay en el cementerio de la ciudad de Camagüey, en medio justo de una calle interior, un pequeño monumento. Fue erigido en 1933 por la alcaldía municipal sobre la base de una antigua tumba. En una placa de mármol aparecen los versos que varias generaciones de camagüeyanos han memorizado cual epitafio eterno.