Portal Cultural de Camagüey

sábado, julio 13, 2024

Música de cámara para recordar a Juan Ramón Orol

Con un virtuoso diálogo de lo más prominente del repertorio barroco, dos violinistas de diferentes generaciones protagonizaron una ofrenda a la memoria de Juan Ramón Orol, por el aniversario 30 de la Orquesta de Cámara que él fundó y persiste en Camagüey.

Betsy Montero y Giondano Bastián interpretaron el Doble Concierto para dos violines en re menor, de Johann Sebastian Bach. Ella, actual directora de la agrupación. Él fue concertino bajo la guía del maestro Orol, y lleva años en Colombia con una labor docente y artística admirables.

“Para sorpresa mía, la directora, además de su juventud tiene un gran talento musical. Me parece que la orquesta está en excelentes manos”, declaró este camagüeyano que imparte clases como titular de la Universidad Tecnológica de Pereira, en el área de violín y cuerdas frotadas.

Giondano Bastián destacó la mezcla de experiencia y juventud:

“Todavía quedan músicos de esa época. Veo una orquesta fortalecida, llena de gente joven, con muchas ganas de salir adelante y de que la orquesta se mantenga en el lugar que siempre tuvo en nuestra provincia, con un excelente nivel musical”.

Llevaba tiempo sin tocar en la ciudad, aunque se le vio desde acá en la banda ocasional de la balada ¡Quédate! (2020), compuesta por Dawlyn Aldana como aliento a inicios de la pandemia de Covid-19. Eso unió en el espacio virtual a coterráneos radicados en Cuba, Estados Unidos, México, Colombia y China.

“Estoy de gira por Cuba porque participé en el Cubadisco ─edición 27 de Feria Internacional de la Industria Musical en Cuba Cubadisco 2024─ con mi quinteto de cuerdas Tempo. Era una deuda con la ciudad y conmigo mismo de regresar siempre a mi tierra a tocar. He venido antes pero no se habían dado las condiciones para interpretar algo. Ya lo pudimos realizar y es un placer y una felicidad el homenaje a nuestro director Juan Ramón”, añadió quien no pierde la esperanza de presentar aquí su quinteto Tempo y su dúo de cámara José White.

Este concierto dedicado a los 30 años de la agrupación ─fundada el 6 de enero de 1994 con la asesoría del violinista Evelio Tieles Ferrer─ combinó obras de alta gama interpretativa. Abrió con Solitude de Guillermo Tomás. Siguió con el reconocido Vals de la Serenata de Tchaikovsky. Cerró con Bach.

Reunido en la Galería Larios, el público apreció el fluir de la música a través de los tres movimientos de la ingeniosa pieza de Bach, elogiada por el lirismo, la calidez y la dulzura confirmó Betsy Montero, con el violín como batuta: “Esta experiencia con Giondano ha sido muy nutritiva, pues he recibido muchos conocimientos y riqueza musical. Se pudo notar ese diálogo propio del barroco, esa repetición de temas e imitaciones, que ensayamos en poco tiempo pero todo estuvo puntual. Es una persona responsable en el quehacer de la música”.

Ella egresó de la Escuela Nacional de Arte en 2017. Antes de regresar a esta ciudad hizo el servicio social con la orquesta Solistas de La Habana, trabajó con Guido López-Gavilán, grabó con César López en el Estudio de Pablo Milanés. “Interactué con varias personalidades como el maestro Enrique Lazaga, del cual aprendí mucho en cuanto a música charanga. Tampoco puedo dejar de mencionar a Julián Corrales, mi profesor de violín ─graduado del Conservatorio de Tchaikovsky─, un pilar decisivo en mi formación. Roberto García me enseñó mucho en su taller de improvisación; Juan Piñera, de composición; y Javier Zalba. Todos fueron importantes en mi formación académica”.

Fue un concierto en tarde calurosa y de apagón, pero en la Galería de Orestes Larios la buena música sigue siendo bálsamo contra todo revés. La incomodidad por el calor puede afectar la concentración, pero eso no afectó su presencia con el vestuario habitual ni el rigor en la ejecución.

“Nos enfocamos más en hacer llegar y transmitir la música de tal forma que el público se sienta satisfecho, reconfortado. Es nuestra responsabilidad por encima de cualquier adversidad, sin dejar de señalar que el calor y cualquier clima extremo todo hace más chocante y afecta desde instrumentos de baja gama, sus cuerdas y accesorios, pero nos imponemos por el gran compromiso que tenemos con el legado cultural en nuestra ciudad”, enfatizó la directora.

Betsy Montero contó a Adelante Digital que al regresar a Camagüey, el maestro Orol le abrió las puertas de la agrupación. Lleva cuatro años como integrante. Tras el fallecimiento del artífice del proyecto en el año 2021, logró un nuevo liderazgo con Pablo Vázquez, quien como Giondano Bastián, fue allí músico de atril bajo las órdenes del también violoncelista y lutier Juan Ramón Orol.

“El maestro Pablo, aun cursando yo la Universidad de las Artes ISA ─que me falta un año para terminar─, por problemas personales tuvo que darse un tiempo, y me dejó encargada de la orquesta. Me dio esa seguridad, esa confianza, que le agradezco mucho porque me ha hecho crecer. A veces una tiene un poco de miedo, ha sido algo nuevo para mí, pero él vio en mí algo de conocimiento y me dio la potestad de poder dirigir la orquesta desde noviembre del 2023”, explicó.

Además de como alumna, está vinculada a la enseñanza artística como maestra en la Escuela Vocacional de Arte Luis Casas Romero y en el Conservatorio de Música José White, donde asumió los estudiantes de Pablo Vázquez y además imparte la metodología para el nivel medio”.

Con la Orquesta de Cámara Juan Ramón Orol ensaya en la Galería Larios en las tardes de lunes, miércoles y viernes; y allí ofrece presentaciones ocasionales. “Larios siempre nos ha abierto las puertas y nos da muchas oportunidades de poder ser vistos”, aparte de la peña el último miércoles del mes en la Biblioteca Provincial Julio Antonio Mella.

“La orquesta que yo quiero tener es una orquesta con una visión de camaradería sobre todo, porque está y por eso todo ha seguido fluyendo, para respetar el legado, y con responsabilidad tener en la memoria al maestro Orol al cual le debemos mucho, porque gracias a él tenemos esta institución. Me siento con la responsabilidad de mantener firme el quehacer musical, por lo que tanto se esforzó nuestro Juan Ramón Orol. Debemos mantener nuestra Orquesta interpretando buena música para nuestro público”, concluyó Betsy Montero.

Por Yanetsy León González/Adelante
Foto: Yoel Benítez Fonseca/Adelante