La Liga en Facebook

Hoy es el “Día de la palabra como vínculo de la humanidad” y La Liga invita a sus amigos a un juego: compartamos palabras (también pueden ser expresiones o refranes) actualmente en desuso y tratemos de entender, también, por qué ya nos las usamos. Proponemos la primera: POBRE PERO HONRADO. Ahora les toca a ustedes…


Belzaida Ochoa:
Si me pides el pescao te lo doy….

La Liga Camagüey:
Hace unos años se puso de moda "Chao, pescao". Por suerte ya no se usa.

Belzaida Ochoa:
¡Es que apenas se usa el pescado!

Belzaida Ochoa:
Ha dejado de ser un referente semántico, ya ni siquiera se dice "a río revuelto, ganancia de pescadores". Sin embargo, prevalece "cuando el gato no está, los ratones se aprovechan". Nada, que se puede reconstruir la historia desde el ingenio popular y la gracia que nos hace cubanos.

María Antonia Borroto:
En "La bella del Alhambra" lo del pescao tenía otros sentidos...

Belzaida Ochoa:
Amiga, yo también aprovecho esta polisemia cuando hago la acotación de que está muuuyyyyy en desuso, jajajajaja.

María Antonia Borroto:
Claro, ya no hay que pedir el pescado. Pero así es, Belzaida, la historia de las palabras es la historia de la cultura. Y de los valores que cada época ensalza. Lo de POBRE PERO HONRADO, por ejemplo, era toda una filosofía de vida en tiempos en que la honradez era un valor fundamental, al igual que la decencia.

Mercy Companioni:
Mary, te propongo otro juego: buscar expresiones o palabras que se usan en otros pueblos latinos y buscarle sus sinónimos o explicaciones en nuestro país. Te dejo dos:
1.CACHAI.
2. SE SUBIO POR EL CHORRO.

María Antonia Borroto:
Es que con las palabras podemos jugar hasta el infinito... Esas que mencionas no las conozco, pero sí recuerdo que mi abuela decía que en Puerto Rico, bicho o bichito (o en el sentido de ser muy despierto) no podía usarse: era una ofensa. Y una amiga ecuatoriana, durante una estancia en Cuba, estuvo haciendo una suerte de diccionario "cubano-ecuatoriano" y era muy simpático.

Mercy Companioni:
La primera es decir algo así: ¿me entiendes?. Y el otro responde: cacho (entiendo). La segunda: ¡te volviste loco! Da idea de algo muy ilógico (algo asi como mi teléfono, que no tiene acentos).

María Antonia Borroto:
Pero es genial... Lo de cachai me suena, pero no sé de dónde.

Yohan Pico:
Hay expresiones que emanaron de un contexto fuertemente ideologizado y que hoy no se usan, quizás porque nuestro contexto ya es muy distinto: ¿recuerdan el "estímulo moral"?

María Antonia Borroto:
¿Y los méritos y deméritos? Los "méritos" eran acumulativos, algo contable y que "se convertían" en artículos de uso doméstico en el mejor (¿el peor?) de los casos.

Yohan Pico:
Creo que esas frases nacieron vacías de significado. ¿De verdad llegamos a estimular moralmente a alguien o todo quedó en la entrega de un certificado?

Mercy Companioni:
Jajaja es cierto, amigo, y el certificado en el mejor de los casos iba al basurero.

Mirlandia Valdés Florat:
Creo que una respuesta acerca de este asunto fuera de contexto es inadecuada.

Yohan Pico:
Advierto que no estoy en contra del "estímulo moral" como práctica, incluso si significa de verdad respetar al trabajador deberíamos retomarla, mucho más ahora que no abundan los "estímulos materiales", una frase que, como aquella, amenaza con caer en el olvido.

Belzaida Ochoa:
Recuerdo a un sindicato que nos exhortaba a crear los "nódulos culturales"...

Yohan Pico:
Ah, y se me olvidaban "las críticas constructivas", en la práctica lo contrario del "estímulo moral".

Mirlandia Valdés Florat:
Nos faltaba amor y todavía nos falta. ¿No te parece? ¿No te falta? A mí me falta. Ruego todos los días por la oportunidad de aprender.

Yohan Pico:
Es verdad, estimada, nos falta amor, mucho amor y creo que esos contextos no propiciaban su surgimiento.

María Antonia Borroto:
Recuerdo lo triste que fue para mí ver a mis profes de la Vocacional en una reunión de esas. Fue de pasada, una tarde, subiendo una escalera... Y la imagen todavía perdura. Y después, cuando ya no se hablaba en esos términos, un Panda podía destruir amistades. Un Panda... Fue la palabra más mencionada en ciertos años, sin tener nada que ver con el gracioso animalito.

Mirlandia Valdés Florat:
Hagamos los contextos.

María Antonia Borroto:
Es cierto, amigos, el amor que debe hacernos sentir en conexión con los otros (con el Universo incluso) nos sigue faltando. Y, creo, que nos falta el amor a nosotros mismos. El primer sentimiento que debe ser cultivado es el amor a uno mismo, que no debe traducirse en egoísmo ni cosa parecida, pero que nos haga crecer y nos obligue (como leí el otro día) no a ser perfectos pero sí a tratar de ser la mejor versión de uno mismo.

Yohan Pico:
Carmela, la profe de Conducta, nos enseña que si empezamos por allí todo lo demás puede comenzar a tener sentido. Pero es difícil ese comienzo... está la cobardía.

María Antonia Borroto:
Y volvemos a la educación... Nuestros caminos, Yohan Pico, no van a Roma, qué va, siempre van derechito derechito a los problemas de la educación.

II


Mirlandia Valdés Florat:
"Hasta que no pases el río no le mientes la madre al caimán".

María Antonia Borroto:
Esa no la conocía.

Mirlandia Valdés Florat:
La vi en Internet. Ya la usamos poco.

Mirlandia Valdés Florat:
También vi esta: "Se buscó un San Juan alumbrao". ¿Será que alguien me puede hablar de ella?

María Antonia Borroto Trujillo:
Ni idea, Mirlandia, pero la he oído.

Belzaida Ochoa: Frase lapidaria:
"La soga siempre se rompe por el lado más débil".

María Antonia Borroto:
Hay otra asociada a la soga: "mentar la soga en casa del ahorcado". Eso es como hablarme a mí de los problemas del salario, de los precios. O del derecho de autor, de lo que valemos los intelectuales, de cuanto se estimula y valora el trabajo intelectual...

Mirlandia Valdés Florat:
"Los gansos asados no llegan volando a tu boca".

Belzaida Ochoa:
“Cuando Tim tiene, Tim vale".

María Antonia Borroto:
Mi papá lo dice mucho. Y mi abuelo decía: "Hombre sin dinero no es hombre".

Mirlandia Valdés Florat:
Interesante.

Yohan Pico:
Ahora sí que nos movemos en nuestro contexto.

Belzaida Ochoa:
Mi Papá decía...¡Qué va, caballo; el billete es el billete!

María Antonia Borroto:
El billetaje…

Belzaida Ochoa:
…la magua, el guaniquique, el guano, los piticlines.

Mirlandia Valdés Florat:
"Con dinero al jorobado la curva se le endereza".

Yohan Pico:
El melón, ¡cuántos términos, Dios mío!

María Antonia Borroto:
No olvidemos a "los verdes". Nada que ver, entre nosotros, con un partido ecológico.

María Antonia Borroto:
Y hay una que me encanta, repetida mucho en mi casa: el saber no ocupa lugar. Tiene mucho que ver con la última citada por Mirlandia: el estudio y el trabajo como garantes de la prosperidad.

Mirlandia Valdés Florat:
Y en estos tiempos a algunos le viene muy bien esta: "Para lo que me queda en el convento igual da cagarse fuera que dentro".

María Antonia Borroto Trujillo:
No la había oído completa, siempre escuché solo la primera parte. Está genial. Y sí, amiga, tal parece que es la divisa de muchas personas.

Mirlandia Valdés Florat:
Lamentablemente.

María Antonia Borroto Trujillo:
Hay una que quizás tenga que ver con esa idea: "Para la leche que da la vaca…" Me imagino que debe haber tenido una segunda o una primera parte.

Mirlandia Valdés Florat:
Seguro, la voy a buscar.

Belzaida Ochoa:
Y qué me dicen de esta versión: “Cuando el mal es de cagar; cágate, que las guayabas están muy caras!!!”

María Antonia Borroto:
Muy ajustada a los tiempos.

Yohan Pico:
El imperialismo tiene "daños colaterales", pero ETECSA también tiene la suya, la descubrí hace poco y luego de cinco horas de cola, cuando llego delante de la flamante empleada de turno (por cierto podría explicarme alguien por qué todas las oficinistas de ETECSA tienen el mismo look), la señorita me respondió: "Demanda insatisfecha", esa era toda su respuesta para mi solicitud de traslado de teléfono fijo. No añadió más nada, ni siquiera despegó su vista del monitor donde podían leerse otras demandas y otras insatisfacciones. Lo curioso es que el extranjero que estaba en la mesa de al lado y que a diferencia mía no había hecho la cola, sonreía satisfecho. De regreso a mi casita del Cerro una frase martillaba mi mente: "Demanda insatisfecha", "Demanda insatisfecha", "Demanda insatisfecha".