Portal Cultural de Camagüey

sábado, julio 13, 2024

El último camión del cine móvil rodará este verano

La proyección en una comunidad de obras del archivo histórico de la Cinemateca de Cuba, transportadas en el último camión del cine móvil de Camagüey será el 30 de junio la acción de apertura de la temporada de verano del Centro Provincial de Cine (CPC).

Camino de Maraguán ha sido la localidad escogida para ese homenaje a la memoria de uno de los proyectos emprendidos en 1961 para la alfabetización audiovisual y la formación de un espectador crítico en entornos alejados de los epicentros culturales de la ciudad.

“Volverá a funcionar el camión. Es el único de su tipo en Cuba. Ya no es posible proyectar con sus equipos, emplearemos tecnología digital”, aclaró a la prensa Liany Hernández, especialista de programación del CPC.

Insistió en la intención de rescatar aquel espíritu de acercamiento con las imágenes, por eso diseñan una travesía por comunidades rurales, y una cartelera para el segundo y el tercer jueves en el Parque Martí de esta urbe.

El rescate del cine móvil en Camagüey tiene como dedicatoria principal el aniversario 65 del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), que a través de este programa llevó el cine hasta los rincones más remotos de la geografía cubana.

La programación incluía al menos tres proyecciones diarias en lugares diferentes y el recorrido abarcaba escuelas, parques, hospitales, fábricas, granjas. Llegaban en camiones soviéticos modelos GAZ-63, YAZ-450, GAZ-51 y jeeps.

En un texto publicado en la revista Cine Cubano, Héctor García Mesa, fundador del programa del Cine Móvil cuenta que adaptaron la carrocería de esos vehículos en talleres del Icaic.

“Los carros estaban provistos de un proyector Ucrania de 16 mm, con un tiro de proyección de 13,60 m, una pantalla de vinil enrollable de 2,63 m x 1,60 m, la bocina de amplificación, y sus correspondientes accesorios, como empalmadoras, enrolladoras, pegamentos, carretes extras para embobinar, latas, y, su propia planta de energía eléctrica de 110 voltios”, detalló.

El cine móvil fue el protagonista del documental Por primera vez (1968), de Octavio Cortázar. El director registró las emociones y las reacciones de aquellos espectadores en esa suerte de acto de iniciación con el cine.

La propuesta combinaba documentales didácticos, el Noticiero Icaic Latinoamericano, dibujos animados y películas que hoy son de culto como El ciudadano Kane, La quimera del oro, Cantando bajo la lluvia, El samurai, Rashomon, Lucía, Manuela y Las aventuras de Juan Quin Quin.

De Camagüey es popular el chofer proyeccionista Alberto Sedeño, residente del poblado de Lugareño, Minas. Se vinculó a la imagen en movimiento desde los 22 años de edad.

En el año 2018 tenía 74 años y tuvo el encargo de poner a funcionar el equipo de proyección de 16 milímetros atesorado por el CPC. Pasó como parte del evento de cineclubes En primer plano.

El camión que rodará este verano es el carro de Alberto Sedeño, confirmó a Adelante Digital el investigador camagüeyano Armando Pérez-Padrón: “ese camión existe por él, durante mucho tiempo rondando los 70 años de edad no solo vivió albergado aquí, auxiliado en la alimentación por la gentileza de María Mercedes, entonces directora de la Academia de Arte Vicentina de la Torre, sino que mantuvo el vehículo con esfuerzo propio, la mecánica, la chapistería y pintura, le dio lija con piedras de ciforé, viajó a La Habana a pedir ayuda al Icaic para gomas y batería, etc”.

Otro famoso proyeccionista es Rafael Hernández. En 1975 su cine móvil fue escogido para una exhibición de logros de la Revolución en el Pabellón Cuba. “Allí su equipo fue elogiado por Raúl Castro, entonces ministro de las FAR y comentó lo bueno que sería llevar uno de esos carros para Angola, en pocos días, Rafael y su camión estaban montados sobre un barco, rumbo a tierras angolanas”, añade Pérez-Padrón.

Además asegura que las últimas copias de películas de 16mm fueron recibidas en 1988, y que para 1991, las restricciones del Período Especial afectaron el combustible para el cine móvil. No obstante, “la bóveda de películas de 16mm que atesoramos durante años aquí es la única que se conserva en el país”.

Del cuestionamiento acerca de su desaparición hay dos obras: Como por primera vez (2002), realizado por Waldo Ramírez y Luis A. Guevara, entonces miembros de la Televisión Serrana; e Inmóvil (2009), del joven cienfueguero Luis Miguel Cruz.

Queda pendiente un documental que rinda homenaje a los hombres y las mujeres de Camagüey, quienes durante más de 40 años dieron vida a ese generoso proyecto, un proyecto de película con el camión como protagonista.

Por Yanetsy León González/ Adelante

Foto: Cortesía de Armando Pérez Padrón