Portal Cultural de Camagüey

viernes, diciembre 02, 2022

Crece Red cubana de Oficinas de Ciudades Patrimoniales

Con la bienvenida formal a Gibara y Sagua La Grande suman 14 las urbes representadas en la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba.

El recibimiento tuvo lugar aquí durante la primera reunión ordinaria del año de ese mecanismo que aúna voluntades también en Baracoa, Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey, Sancti Spíritus, Trinidad, Remedios, Cienfuegos, Matanzas, Guanabacoa, La Habana y Viñales.

Arsenio Manuel Sánchez Pantoja, coordinador de la Red desde el 2018, declaró a la prensa que las Oficinas han aportado al modelo de gestión resultante de lo que nombran Escuela cubana para el desarrollo integral de la ciudad patrimonial.

Las experiencias, los resultados, el apoyo de la ciudadanía, el respaldo de las autoridades y la interrelación con los actores destacan a esas instituciones como ejemplos de trabajo articulado en función de metas y objetivos comunes.

“Eso tenemos que tratarlo de traducir ─y es una indicación del presidente de la república─, en cada uno de los territorios de Cuba sin tener que crear una Oficina. Es una misión, además, convertirnos en una organización de referencia para América Latina, el Caribe y el mundo”, afirmó.

Sánchez Pantoja contó de las asesorías de la Red en México, Venezuela, Perú, México, Ecuador, España e Italia; y agradeció en lo personal el aprendizaje por el temprano vínculo con la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

En el departamento de Plan Maestro de la institución creada por Eusebio Leal Spengler, encontró espacio desde el 2011, siendo estudiante, y allí comenzó a laborar en el 2017 como ingeniero industrial.

“Las Oficinas son organizaciones singulares y tienen que emigrar a nuevos mecanismos de funcionamiento para optimizar sus recursos y llegar a mejores resultados. Esa mirada interna fue uno de los asuntos que analicé en mi trabajo de diploma de la universidad”, añadió luego de agradecer a Patricia Rodríguez Alomá, directora de Plan Maestro y secretaria ejecutiva de la Red.

En la actualidad, explicó, la Red que se ha gestionado desde el ámbito del Plan Maestro, está creando un equipo propio de coordinación, va adquiriendo personalidad jurídica con el enfoque de institución nacional, y en pos de disponer de una sede y otros elementos para su funcionamiento óptimo.

“La Red de Oficinas del Historiador y del Conservador es una familia que se ha creado porque más allá de los lazos profesionales, hay una relación humana muy fuerte”, insistió.

El joven oriundo del municipio especial Isla de la Juventud calificó de insigne a la Oficina del Historiador de Camagüey y felicitó al pueblo, a las autoridades del territorio y a los trabajadores de la institución por su aniversario 25.

“La Oficina de Camagüey es un ejemplo. Condujo todos los procesos de valorización de Guáimaro, contribuyó a la reanimación de la zona histórica de Florida, en Jaronú, en el Ingenio Oriente. Ahora está trabajando en el límite con todo el gran proyecto del Museo del Ferrocarril, que no es sólo el propio museo, supera las escalas tradicionales”, enfatizó.

También se refirió al Anteproyecto de Ley General de Protección del Patrimonio Cultural y el Patrimonio Natural y su Reglamento, presentado en esta reunión en Camagüey por la Dra. Vilma Rodríguez Tápanes, Directora de Monumentos del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.

“Estamos formando parte de ese proceso de consulta. Nunca en la ley se había mencionado nada del patrimonio inmaterial, las Oficinas no estaban creadas.

Por ejemplo, el término de gestión en la ley actual no se menciona. Todas las convenciones que se han firmado, los nuevos criterios del patrimonio en sentido general es aquí donde se están introduciendo”, señaló.

Relaciona el proceso legislativo con la “continuidad de esa voluntad política que tiene la nación de proteger su patrimonio” y desde la Red toca aportar “pero tiene que ser por etapas, por pasos para que las estrategias tengan impacto”.

“Son muchos retos que tenemos en esa transferencia y en ese apoyo a que cada uno pueda levantar con la modesta experiencia y nuestros resultados. Eso fortalece y reconoce más la Escuela cubana para el desarrollo integral, que su principal maestro e impulsor es el doctor Eusebio Leal Spengler, y nosotros sus discípulos y continuadores”, concluyó.

Por Yanetsy León González/Adelante

Foto: Archivo Adelante