Sello de Calidad
Portada » Patrimonio Camagüeyano » Leyendas y Tradiciones » Mis queridas calles camagüeyanas

Mis queridas calles camagüeyanas

Callejón Funda de Catre Manifestación: Patrimonio 

Durante más de un año, desde el 18 de abril y hasta el 10 de julio del 1993, el periódico provincial Adelante convocó a un concurso, que consistía en la colección -en orden de aparición- por parte de los lectores, de los artículos publicados sobre las calles y callejones de Camagüey, que aparecían en la sección fija "Mis queridas calles camagüeyanas" firmados por Gustavo Sed Nieves.

Muchos fueron los lectores prendidos por esta acción: Hicieron aportes a la investigación sobre la historia de la ciudad, conocieron más del lugar donde viven y se nutrieron de la obra de aquellos que nos antecedieron.

El 9 de mayo de 1992 aparecía la siguiente nota en la mencionada sección:

Reina o República: Considerada en la época colonial la principal calle de la ciudad, por estar enlazada con dos de las entradas a la misma, y por elevado número de establecimientos comerciales –pulperías, reparación de calzados, sastrerías y otros- , que en 1857 sumaban 57.

Se extiende desde la Plazuela del Puente hasta la calle Ignacio Sánchez –actualmente "Chicho Valdés-, y cabe destacar que la construcción del ferrocarril central no afectó su curso, pues solo se demolieron las casas necesarias para poder materializar dicha obra, que cruza esa calle.

En 1899, el ayuntamiento cambió su nombre por el de La República, pero es conocida por República.

Javier de la Vega Basulto y Bernabé Boza Sánchez, generales del Ejército Libertador, nacieron en esta calle, donde vivieron el también general Maximiliano Ramos González, Carmen Barreto Estévez, de exquisita voz de soprano, y el médico e historiador José de la Luz Castellanos Mojarrieta. Asimismo se halla uno de los laterales de la estación ferroviaria, el busto del mártir Mario Aróstegui Recio, la entrada principal de la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad y la Plaza del mismo nombre, denominada actualmente de la Solidaridad.

También es interesante la casa donde residió el combatiente internacionalista Jesús Suárez Gayol, dedicada a perpetuar la memoria de los mártires del estudiantado camagüeyano.

La calle República, sigue siendo la principal arteria de la ciudad y en ella se expresa la vida del camagüeyano de hoy. Es un libro, en el que, a pesar del tiempo y del hombre, aún podemos leer la huella de cada momento histórico en algunos de sus edificios. A diario concurren a ella cientos o miles de personas para constituirse en un termómetro de la ciudad.

A través del tiempo y por diversas razones, unas por lógica de la vida, otras por mal manejo, esta importante calle ha perdido, poco a poco, el uso comercial que le dieron nuestros antecesores.

Los errores en materia de conservación del patrimonio suelen ser irreversibles. En buena medida, en el proceso de manejo patrimonial, en relación a Republica, eso ha fallado.

Conocer a profundidad la historia, es situarse en mejores condiciones de defenderla. Eso hacía Gustavo y el colectivo de Adelante con "Mis queridas calles camagüeyanas": promover el conocimiento a través del concurso y convertir a cada lector en un ser consciente de los valores que existen en la ciudad que habitan.

¿Válido intentar un nuevo concurso?

Autor: José U. Rodríguez Barreras, Director de la OHCC, Tomado de www.ohcamaguey.co.cu