Sello de Calidad
Portada » articulos » Patrimonio » ¿Por qué defender el patrimonio? Una reflexión necesaria

¿Por qué defender el patrimonio? Una reflexión necesaria

Plaza del Carmen

Un día nuestra ciudad de Camagüey tuvo calles de adoquines, tinajones y tejas, las casas se mantenían casi sin modificaciones significativas. En su interior los muebles, lámparas y adornos eran de la época de los abuelos. Para aquel entonces, la ciudad parecía un museo.

Hoy la urbe ha crecido, se ha modernizado y es Patrimonio de la Humanidad para el orgullo de todos los que aquí habitamos, lo que le confiere un atractivo más. Sin embargo, cada día son menos las moradas de tejas, rejas forjadas, los tornapuntas y las antiguas calles adoquinadas, sin mencionar las ya lejanas tradiciones culinarias, casi perdidas.  

Actualmente la urbe cuenta con cinco museos, cuatro de ellos Monumentos Nacionales, entre estos atesoran más de 95 mil piezas agrupadas en colecciones, las cuales son representativas de una pequeña parte del patrimonio generado por el hombre, amenazado por el tiempo y las dificultades para su conservación, por sus especificidades. 

Pero cuántos objetos de valor tenemos en nuestras casas, los que nos son tan cotidianos que no valoramos, muchas veces por desconocimiento. Así sucede también con el saber de los adultos lleno de tradiciones y costumbres, rico en soluciones y consejos que facilitarían la vida si los escucháramos, porque ellos también forman parte del patrimonio, en este caso vivo.      

Esta realidad solo la percibimos con el tiempo o en la lejanía de otras tierras, donde no encontramos nuestra comida, calles, parques o leyendas. Si no conocemos, no conservamos lo que hemos heredado y un día con el paso del tiempo lo perderemos, porque el patrimonio lo es todo: comida, tradiciones, resultados de la creación, entre otros.

Si no defendemos el patrimonio en su acepción más amplia, con el tiempo dejaremos de ser quienes somos, no seremos principeños, Agramontinos o camagüeyanos y nos convertiremos en seres sin identidad propia, que legaremos una ciudad sin memoria ni historia, sin el encanto de sus construcciones, leyendas, habitantes o esa cultura que nos distingue del resto, es por ello que debemos defender el patrimonio. Pero antes hay que conocerlo.      

* Especialista principal del Centro Provincial del Patrimonio Cultural

Autor: Noel Cordero Velázquez*

Fuente: Centro Provincial de Patrimonio Cultural en Camagüey

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.