Portal Cultural de Camagüey

miércoles, noviembre 30, 2022

A propósito del dúo Confluencias

El dúo Confluencias surge del talento y el más alto sentido de la música. Parte de un concepto estudiado en relación al quehacer sonoro de práctica efectividad, y tino equilibrado, entre ritmo, melodía, y armonía, evocado desde una proyección de hermosa facturación. Hace gala y honor en integración armoniosa, buen gusto y disciplina escénica, de la valorización suprema del arte profesional.

Las bases académicas formativas de Pavel del Río Marrero y Dianet Yañes Lorenzo, le otorgan la cimentación necesaria para poder edificar música de quilates apreciativos en el mundo actual de la proyección artística, que se regodea con la contemporaneidad de la banda sonora, la natural presencia de sus instrumentos, dígase piano, violín, guitarra, saxo, y la voz.

Se establecen con identidad en la confluencia de ambos, explotando timbres, enriqueciendo propuestas ya establecidas, además de las creaciones propias, involucradas en este sentido de su estilo creador e interpretativo vinculante con lo clásico, lo popular y la integración no fusionada de estos elementos distintivos.

Los destacados jóvenes son acreedores de un amplio repertorio, pese a su corto período de existencia porque se constituyeron como proyecto el 11 de abril de 2020, mientras arreciaba la pandemia de COVID-19.

La profundidad de sus conceptos y el tratamiento del arte de la música en su lenguaje y estilo, lo hacen merecedores de la aceptación garante del público, de especialistas, de críticos, entre otros, aunque demorara la audición para aplicar al catálogo del Centro Provincial de la Música y los Espectáculos. Ciframos con la fe y la esperanza, que los decisores en algún momento no tan prolongado, puedan darle el visto bueno de su ya muy ganada profesionalidad.

Con esta apreciación considero es donde debe radicar el verdadero diálogo a establecer con nuestras jóvenes promesas del arte, que vislumbran su luz expansiva, aclaman apoyo, comprensión, motivación, estímulos, y todo lo necesario para hacer real sus aspiraciones de estos tiempos, o sea concretar sus sueños creativos.

Juntémonos, concurramos, agrupémonos, congreguémonos, confluyamos con los noveles músicos y otros que bien lo merecen, dada su formación otorgada por nuestra propia justicia social, y su garantía de estar en el camino correcto, en aras de que el legado cultural de Cuba siga quedando en buenas manos.

Por Reinaldo Echemendía Estrada /Músico y director artístico